Pollo sin refrigeración y precios astronómicos: así está el mercado de 11 y 14

Una denuncia en Facebook dispara las críticas sobre la desidia y la falta de higiene en tiendas estatales.
Pollo sin refrigeración y precios astronómicos: así está el mercado de 11 y 14
 

Reproduce este artículo

La situación de los alimentos que se echan a perder por malas condiciones de mantenimiento en tiendas de La Habana sigue siendo denunciada por usuarios cubanos de las redes sociales.

Este pasado sábado, la joven Raquel Cabrera mostró su disgusto por la situación de los pollos en un establecimiento comercial ubicado en la intersección de las calles 11 y 4, en el Vedado.

“¡En 11 y 4 hay pollo pudriéndose! Apesta toda la tienda, mientras los empleados hacen chistes sentados sobre el mostrador de la caja. Grosería y arbitrariedad son un plus. Lo normal”, escribió Cabrera en su cuenta en Facebook.

La joven compartió, además, imágenes en las que se ve como las bolsas sangrantes de pollo son almacenadas en una nevera sin la refrigeración necesaria. Otra foto muestra a los trabajadores de la tienda completamente desentendidos de la situación, bajo un cartel donde se lee: "Complacer con placer".

Para Cabrera, se trata de una situación desesperante que contrasta con los altos precios de los productos.

“En las tiendas del estado en Cuba los precios son de Londres (para salarios de Haití), dan asco como en ningún rincón del mundo y maltratan al cliente rayando en el sadismo. Me agota postear más de lo mismo, pero: ¿Quién controla esto? ¿Dónde me quejo? ¿Me puedo quejar?”, agregó.

La publicación recibió numerosos comentarios de usuarios indignados por el contrate entre la carestía de alimentos y su podredumbre en los mercados debido al descuido y la desidia.

La falta de condiciones adecuadas de mantenimiento para los productos alimenticios afecta tanto a centros comerciales en divisas como a mercados agropecuarios y carnicerías estatales de la isla.

Este verano, el Gobierno decidió racionar la venta de diversos productos básicos a causa de su escasez en los comercios estatales. Hace apenas unas semanas, las autoridades también impusieron un tope a los precios de la mayoría de los productos y servicios que ofrece el sector privado, como una medida para supuestamente evitar que estos se disparen.