Camagüey: militarizan tribunal por juicio a Bárbaro de Céspedes

De Céspedes fue encarcelado el 12 de octubre y está acusado de los supuestos delitos de instigación a delinquir y desobediencia.
El-Patriota.jpg
 

Reproduce este artículo

Fuerzas del orden público cercaron el Tribunal Provincial de Camagüey por el juicio del opositor Bárbaro de Céspedes, informó este 13 de diciembre La Hora de Cuba.

“El operativo policial está desde bien temprano en la zona, incluso mucho antes de comenzar la vista oral”, precisó la nota del medio independiente. De Céspedes fue encarcelado el 12 de octubre. Está acusado de los supuestos delitos de instigación a delinquir y desobediencia.

Las autoridades judiciales le impusieron los cargos luego de haber sido liberado bajo la medida cautelar de reclusión domiciliaria, como consecuencia de su participación en las protestas antigubernamentales del 11 de julio, después de estar más de un mes preso.

Hasta el pasado 23 de agosto el disidente estuvo preso en la prisión de Cerámica Roja por su implicación en las manifestaciones. En una transmisión en vivo desde su perfil de Facebook informó que está en su hogar bajo una medida cautelar de reclusión domiciliaria.

Anteriormente, el 19 de mayo de 2021 el opositor protestó frente a las oficinas del Partido Comunista de Cuba (PCC) en la ciudad de Camagüey.

 

Régimen libera a El Patriota en abril


El 9 de abril las autoridades del régimen liberaron a El Patriota tras una semana preso. La información fue confirmada por él mismo a través de un video en vivo por Facebook.

"Me acaban de soltar. Este edificio que ven atrás es la unidad de la Seguridad del Estado. Un abrazo a todos y ya está El Patriota en la calle", fueron las primeras palabras del activista.

Posteriormente, en declaraciones a La Hora de Cuba, contó que durante su encarcelamiento "se me limitó todo tipo de derechos. Ni visitas ni llamada telefónica".

Su salida fue cambiada por una supuesta prisión domiciliaria, por tiempo indefinido, mientras dura el proceso en su contra. Además, se le aplicó una multa de 2000 pesos cubanos por no llevar puesta la mascarilla.

De Céspedes se encontraba detenido desde el viernes anterior, tras protestar con una bandera cubana, que se pintó sobre su cuerpo, y una cruz en la que escribió "62 años de dictadura". Llegó hasta la iglesia Nuestra Señora de la Merced y fue apresado.

Cuando llegó a ese lugar, una aspirante a monja, Lisandra Peguero, le negó la entrada alegando que estaba sin camisa.