Padres de niña fallecida por vacuna piden ayuda para obtener asilo en EEUU
La pareja y su abogada han lanzado una petición en Change.org que solicita un parole por razones humanitarias.
Padres de Paloma, Yaima Caballero y Osmany Domínguez

Los padres de la niña Paloma Domínguez Caballero, fallecida en Cuba tras recibir una vacuna PRS en mal estado, han pedido a la comunidad cubana en EEUU, que apoyen una campaña que solicita el asilo el asilo político en EEUU por razones humanitarias.

“Nosotros necesitamos que por favor, nos ayude toda la comunidad a firmar esta petición de parole humanitario. Es la vía más eficaz que vemos para poder entrar a Estados Unidos y estar en un lugar seguro, donde nos ofrezcan protección, que es lo que más necesitamos”, dijo la madre, Yaima Caballero desde México, en un video enviado al medio independiente CiberCuba.

“Hemos hecho muchas denuncias al gobierno cubano, al Ministerio de Salud Pública, hemos sido amenazados y no podemos regresar a Cuba, nuestras vidas realmente corren peligro. Y ahora estamos en México, un país que tampoco es seguro, y que para colmo este gobierno tiene muchos vínculos con el de Cuba”, dijo Caballero.

Los padres de Paloma ya presentaron una solicitud de asilo político en la frontera, pero les dieron fecha de entrevista para febrero. El parole humanitario podría ser una forma de agilizar el proceso.

La abogada del matrimonio, Claudia Cañizares, ha lanzado una campaña en Change.org que ha recogido casi 1,000 firmas en las primeras 24 horas, solicitando esa entrada exprés al territorio norteamericano, donde el matrimonio tiene familiares que podrían ayudarlos económicamente.

Paloma Domínguez, de un año de edad, falleció tras infectarse con un estafilococo que entró a su organismo en la vacuna PRS suministrada en el policlínico “Betancourt Nenínger”, del reparto Alamar, en La Habana. Ante el silencio de las autoridades sobre el caso durante varios días, la madre hizo una denuncia pública a varios medios independientes, y empezó a recibir amenazas.

“Me preguntaron que si yo sabía que por hacer falsas acusaciones sobre que mataron a mi hija, era un crimen, y que todo crimen se paga con la cárcel”, señaló. “Estoy segura que iban a querer callarme la boca, y además, antes de irme, varios vecinos me habían informado que mi casa estaba siendo vigilada, porque vivo en un barrio pequeño, y los extraños se notan a leguas”, comentó Yaima a CiberCuba.

Paloma falleció el día 9 de octubre “como consecuencia de las complicaciones”, mientras otras dos niñas afectadas por la misma vacuna “se recuperaron y fueron dadas de alta” luego de recibir el tratamiento intensivo.

Luego que el caso se hiciera público, las autoridades cubanas designaron una Comisión del MINSAP para esclarecer las causas de la muerte de la bebé. Un mes después del fallecimiento, el propio ministerio emitió un comunicado en el que calificaba la muerte como  “un evento adverso asociado a la vacunación con PRS” (aplicada contra Parotiditis, Rubéola y Sarampión)".

Al mismo tiempo, oficiales de la Seguridad del Estado advirtieron a la pareja sobre las denuncias que habían estado haciendo en las redes sociales.

Poco después, la pareja aprovechó un viaje a México para escapar de Cuba y solicitar el asilo en la frontera con EEUU.