Padre Alberto: "Estamos hartos de aguantar, cansados de una vida miserable"

Reyes Pías, quien apoyó la Marcha Cívica por el Cambio, sufrió dos actos de repudio recientemente: uno el 15 de noviembre y otro el 16 de noviembre, en la puerta de su parroquia
Reyes Pías, quien apoyó la Marcha Cívica por el Cambio, sufrió dos actos de repudio recientemente: uno el 15 de noviembre y otro el 16 de noviembre, en la puerta de su parroquia
 

Reproduce este artículo

El sacerdote católico cubano, Alberto Reyes Pías, de la diócesis de la provincia de Camagüey, manifestó que los cubanos "estamos hartos de aguantar, estamos cansados de una vida miserable sin otro horizonte que la emigración".

Reyes Pías, quien apoyó la Marcha Cívica por el Cambio, sufrió dos actos de repudio recientemente: uno el 15 de noviembre y otro el 16 de noviembre, en la puerta de su parroquia, frente a un círculo infantil lleno de niños, lamentó.

Según contó en sus redes sociales, posterior a esos actos represivos pidió hablar con la funcionaria de la Oficina de asuntos religiosos del municipio Esmeralda, quien envió un vocero a decirle que no lo recibiría.

"Es la misma funcionaria que, en los dos años que llevo en esta parroquia, se ha explayado más de una vez hablando del diálogo y la necesidad de comunicación mutua. También pedí una entrevista con el funcionario de la Oficina de asuntos religiosos en Camagüey, y la respuesta fue la misma: no voy a ser recibido", explicó.

El líder religioso confesó que el diálogo se agota cuando "el invitado no quiere dialogar, cuando no hay interés en escuchar, cuando no hay voluntad política para sentarse a la misma mesa y encarar que Cuba tiene problemas graves que no dependen absolutamente de ese saco conveniente de boca ancha que se llama “embargo".

Por lo anterior, "tengo miedo que llegue un día en el que este pueblo termine de cansarse y cambie su talante, y decida pasar a la violencia. Porque los pueblos, como las personas, se cansan, y cuando un pueblo se cansa se convierte en un río devastador. Me inquieta el aumento de aquellos que empiezan a creer que la solución solo es posible a través de la violencia. Porque una cosa es cierta, estamos hartos de aguantar, estamos cansados de una vida miserable sin otro horizonte que la emigración".

Agregó que "cuando un cambio se realiza a través de la violencia, es muy común que luego esa violencia se mantenga para defender lo logrado y justifique incluso la venganza (...) La conducta de las autoridades cubanas hacen presuponer que ni les interesa dialogar ni tienen intención de hacerlo, pero como decimos en buen cubano, que no quede por nosotros".

El padre Reyes Pías señaló que es tiempo de independizar nuestro pensamiento del discurso oficial y generar ideas propias.

"Todo ejercicio de diálogo es fecundo. Es como la levadura en la masa, que es minúscula, pero hace que toda la masa fermente y se transforme, poco a poco, para el bien de todos", concluyó el cura en su Facebook.

El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) documentó al menos 30 actos represivos contra personas vinculadas públicamente a las religiones, en el contexto de la Marcha Cívica por el Cambio del 15 de noviembre en la Isla.