"No nos va a matar el coronavirus, nos va a matar el hambre"

Un santiaguero expresó que en Cuba "no nos va a matar el coronavirus, nos va a matar el hambre"
Un santiaguero expresó que en Cuba "no nos va a matar el coronavirus, nos va a matar el hambre"
 

Reproduce este artículo

Un santiaguero llamado Ricardo explotó contra el régimen cubano y le dijo unas cuantas verdades, según el video difundido por la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu).

En las imágenes publicadas por la organización opositora, se muestra al hombre criticando el discurso oficialista de "quédate en casa", en medio de la pandemia, cuando solo los privilegiados pueden hacerlo.

"Nos están exigiendo por la televisión: quédate en casa. El coronavirus no nos va a matar, lo que nos va a matar es el hambre", señaló el señor, residente en Santiago de Cuba, que se encontraba en la sede de la Unpacu.

Sobre los supuestos cambios que ha introducido el gobierno de La Habana, con la llamada "Tarea Ordenamiento", Ricardo expresó que "eso es cosmético, para sostenerse un poco más en el poder.

"El comunismo me lo explicó mi abuelo desde chiquito: es hambre, miseria, necesidad y desesperanza".

Asimismo cuestionó la subida del salario en la isla, calificándola de 'estafa'.

"Nos mantienen esclavizados y yo no tengo sangre de esclavo para trabajar para ustedes. Suelten el poder porque están enfermos de egoísmo. Pero el pueblo ya se sacudió el polvo y no tiene miedo", añadió.

Esta frase del hambre se ha venido repitiendo durante la pandemia de COVID-19 en el país, que el próximo mes cumple un año.

Los cubanos actualmente viven un segundo Período Especial, pudiera decirse, con marcada escasez de productos de primera necesidad y largas colas para obtener lo poco que se vende.

Ya desde mayo anterior, cuando el coronavirus despuntaba en la isla, una madre de Altamira, Santiago de Cuba, declaró a ADN Cuba:

"Quiero decirle al gobierno que se deje de falta de respeto con la población, que a nosotros no nos va a matar la COVID-19, nos va a matar el hambre", sentenció entonces.