Niño en Guantánamo deambulante y sin atención familiar
Unas fotografías que circulan en redes sociales y muestran a un niño cubano, deambulante y sin atención familiar en Guantánamo, han provocado indignación entre muchos internautas desde este fin de semana
Alcides, niño deambulante en Cuba
 

Reproduce este artículo

Unas fotografías que circulan en redes sociales y muestran a un niño cubano, deambulante y sin atención familiar en Guantánamo, han provocado indignación entre muchos internautas desde este fin de semana. Se trata de Alcides, un menor de 9 años que se encuentra en situación muy precaria, a la vista de todos, y en medio de la inacción de las autoridades locales de un régimen que han negado la existencia de estos casos en el país.

ADN Cuba se comunicó con Niober García Fournier, residente en esa ciudad oriental y representante nacional de la red Eye on Cuba, que monitorea las violaciones a los derechos humanos en la isla. El activista, quien además forma parte del colectivo de comunicadores independiente Palenque Visión, visitó la vivienda del menor y aportó nuevos datos para el esclarecimiento de este escabroso tema.

Al llegar a la vivienda del pequeño, situada en la calle Santa Rita, entre 7 y 8 Sur, García Fournier encontró “una familia totalmente disfuncional, como muchas otras familias que hoy en Cuba padecen de ese funesto mal”.

El activista refiere que al presentarse fueron recibidos con hostilidad: “Dijeron que si éramos opositores no tenían nada que hablar con nosotros”.

Sin embargo, García Fournier confirmó que “la foto esa de Alcides la tomaron en una fiesta popular cerca de aquí, sin el consentimiento de la familia”, según dijo la abuela del menor, antes de cerrar la puerta.

“Con otros vecinos de la cuadra pudimos obtener más detalles sobre la situación del pequeño Alcides: no le dan comida, está desnutrido y con una severa infección en la piel. También que deambula hasta altas horas de noche por las calles de Guantánamo”.

A García Fournier le aseguraron que “el pequeño Alcides sufre de retraso mental con diagnóstico médico, al igual que otros dos hermanos menores”.

Por lo general, “en la vivienda conviven con los tres menores la abuela y un tío, ambos alcohólicos. La madre del pequeño no se encuentra desde hace varios días en la vivienda, pues según los vecinos acostumbra a pernoctar en la calle y no atiende a los niños”.

Este triste caso social, que involucra a menores de edad sin amparo familiar ni protección para sus vidas, provocó la solidaridad en las redes sociales de mucha gente de buena voluntad y el repudio hacia tal abandono. Las autoridades locales y el Sistema de atención a menores deben tomar medidas con urgencia, para salvaguardar las vidas de estos niños.

“Ni el delegado del Poder Popular, ni la policía, ni las autoridades sanitarias como son el médico de la familia u alguien del sistema primario de salud, se han preocupado jamás por este caso, según dijeron los vecinos. Aplicando la subsidiaridad de los derechos, cuando la familia no asume su responsabilidad, el estado debe intervenir en la situación para garantizar los derechos fundamentales del niño”, concluye en su reporte el activista García Fournier, desde la ciudad de Guantánamo.