Muchos cubanos quedan excluidos de TuEnvío, no tienen dinero ni para soñar con el ineficiente servicio
Además de la ineficiencia ampliamente denunciada, TuEnvío es criticable por ser una opción imposible para muchos cubanos, que no tienen dinero ni para soñar con el ineficiente servicio
Captura de Tu Envío, una aplicación ineficiente

Muchas críticas se han vertido ya contra la fracasada iniciativa de comercio electrónico del régimen cubano, sobre todo contra la plataforma Tu Envío. Incluso el presidente Miguel Díaz-Canel la ha cuestionado en público por todas las insatisfacciones que ha generado entre los cubanos.

Sin embargo, algo que ha pasado un tanto desapercibido es el carácter excluyente que por sí misma tiene la aplicación, como muchos de los pocos avances que ha tenido Cuba en los últimos años, aún con sus numerosas deficiencias.

Al igual que la conexión mediante datos móviles, el internet desde los hogares, el acceso a los hoteles y la renta de autos, las compras a través de Tu Envío son una alternativa a considerar sólo por un pequeño número de cubanos. Un grupo que, además del dinero para la compra de productos de primera necesidad a sobreprecio, tiene la posibilidad de pagar el internet y conectarse para intentar hacer una compra que muchas veces termina siendo un esfuerzo infructuoso, o un proceso incoherente entre lo solicitado y lo recibido.

Para la mayoría de los cubanos, Tu Envío es un chiste del que pueden reír por experiencias ajenas, pero no una prioridad o un asunto de importancia como para que todos hablen de ella y hasta el presidente, además de limonada y guarapo, haga referencia sobre la importancia de su buen funcionamiento.

Recientemente Díaz-Canel dijo que el futuro del comercio minorista de la isla pasaba por el comercio electrónico. Sin embargo, antes de que eso llegue y Tu Envío funcione bien, el país primero necesita tener mercancías qué vender, bienes que comerciar.

Como señala un reportaje de Diario de las Américas sobre la cuestionada aplicación de comercio, en Cuba ni siquiera tener suficiente dinero te garantiza una alimentación balanceada y de calidad, por no hablar de otras necesidades como los servicios y las opciones para el ocio y el esparcimiento.

“Han coincidido tres factores poderosos que provocan una auténtica tormenta perfecta: la crisis económica estacionaria, la caída de producción de alimentos y productos agrícolas y la llegada del COVID-19, una pandemia que marcará un antes y un después en la economía mundial”, subraya el referido artículo.

Sin embargo, con COVID o sin él, comprar de manera digital no es asequible para todos en Cuba. “La mayoría no tiene siquiera una cuenta en el banco y cuando le cae moneda dura, suele ser muy poca”, agrega Diario de las Américas, al que René, economista, declaró que “Cuba es un país singular”.

“Creo que es el único en el mundo que sus trabajadores cobran en una moneda de escaso valor y deben pagar la mayoría de los alimentos y artículos de primera necesidad con otra moneda. La doble moneda, además de deformar la contabilidad empresarial, incide en la desmotivación laboral y escasa productividad. Un matrimonio de médicos especialistas gana entre los dos el equivalente a 120 dólares mensuales y solo para desayunar, almorzar y comer la pareja y sus dos hijos, como mínimo necesitan 250 dólares al mes. ¿De dónde sale el excedente? Es ahí donde entra a jugar la corrupción, abierta o sutil, el robo o el 'invento', como los cubanos denominan a ciertas prácticas ilegales. Y como también se necesita dinero para pagar luz, agua, gas, teléfono móvil e internet, el 'invento' debe aumentar”, dice René.

Otra de las fuentes consultadas para el citado reportaje es una pareja residente en Alamar, que ha debido hacer malabares con Tu Envío para poder agenciarse unos escasos productos. Se conectan los dos de madrugada y en lo que uno pide el detergente, el otro va por los alimentos. 

Pese a todas las deficiencias, para ellos es una opción que, si funcionara bien, les permitiría evitar las colas y los largos desplazamientos persiguiendo algún producto específico. Sin embargo, lo más básico de Tu Envío es que con él quedan excluidos muchos cubanos, que no tienen dinero ni para soñar con el ineficiente servicio, que ya ha parado dos veces en menos de cuatro meses de existencia.