Colombia: boom de orgías virtuales y fiestas sexuales clandestinas

Durante la pandemia muchos colombianos optaron por salones de chat privados para mantenerse a distancia activos sexualmente. Otros, más osados, violan la cuarentena

Chat privados para mantenerse a distancia activos sexualmente
 

Reproduce este artículo

Las orgías virtuales están en auge en estos tiempos de aislamiento e incluso representan una salida económica para clubes que ofrecían “espacios seguros” a sus clientes para que dieran rienda suelta a sus apetitos sexuales.

Según un reporte de Infobae, “muchos de los lugares donde iba antes de la cuarentena están comenzando a hostear -ser anfitriones- de encuentros virtuales entre grupos de personas que se reúnen para tener sexo”.

Las plataformas usadas para este fin son Zoom y principalmente Skype. “A los participantes se les cobra un dinero por ingresar y una vez dentro pueden abrir salones privados con una más persona. De las sesiones participan personas solas o parejas, que se observan mientras intercambian mensajes excitantes y lo que de la imaginación y las ganas”, refiere Infobae en su nota.

Según varios entrevistados de este sitio de noticias, las entradas a estas orgías virtuales pueden oscilar entre los 10 mil (2.6 USD) y 20 mil pesos (5.2 USD), dependiendo de la cantidad de personas y lo que se haya acordado que se puede hacer en la sala, explica “Cupido”* uno de los anfitriones, que antes solía administrar un bar swinger en el sur de Bogotá que hoy permanece cerrado por la cuarentena.

Los eventos suelen ser promocionados por redes sociales, aunque están dirigidos preferentemente a los contactos que frecuentaban sitios swingeres antes de que se decretara el aislamiento. Para su comunicación se usan “influenciadores” y luego todo rastro es borrado de las redes, para mantener el anonimato de los participantes y evitar cualquier lío legal.

Aunque no es una práctica nueva, ha proliferado desde el inicio de la emergencia sanitaria. “Ahora uno ve muchas más salas de chats y le envían más invitaciones”, afirmó a Infobae un joven de 24 años que ha participado en las “orgías sexuales”.

“Yo empecé muy joven a joder con eso de las páginas porno y con las páginas webcam, en donde veía viejas transmitiendo y transmitía también. Ahí conocí gente muy abierta en este cuento. Con fetiches como el exhibicionismo y el voyerismo. Entonces un día una vieja me invitó a una especie de orgia virtual, en donde todos empezábamos jugando prendas, con preguntas y retos sexuales como abrir la ventana mientras se masturba o las parejas mientras tienen sexo. (…) incluso algunos lo hacen desde su carro o lugares abiertos. Así mismo las mujeres y parejas hacen lo mismo”, narró el entrevistado.

La sexóloga Flavia Dos Santos refiere que “el incremento de este tipo de prácticas son normales en un momento en que el mundo entero vive la incertidumbre de lo que pueda pasar con el coronavirus”.

“La gente siente que es el fin del mundo y decidió arriesgar - dice- esas prácticas siempre existieron, pero antes la gente se cohibía más a la hora de experimentar con el cuerpo, con la protección de una pantalla es mucho más fácil”.

Todo esto responde, según precisó Dos Santos, a mecanismos de defensa del cerebro para “protegerse del stress y no tener que pensar, porque hay un miedo real a los contagios”.

En las invitaciones a las fiestas sexuales clandestinas se promete con el dinero del cupo, acceso ilimitado a condones y juguetes sexuales. “Había que pagar 50 mil pesos (13 USD) aunque si era menor de 21 años tenía descuento del 50%, me prometió que iba a tener la oportunidad de estar con 10 personas, y que la entrada cubría condones ilimitados”, declaró otra fuente a Infobae.

La Policía Metropolitana de Bogotá viene haciendo un seguimiento a las denuncias ciudadanas sobre estas “fiestas clandestinas, las cuales proliferan por la ciudad en diferentes modalidades, desde apartamentos en el norte donde se reúnen jóvenes a beber licor y consumir drogas, hasta orgías organizadas en moteles donde grupos de 10 o más personas se citan para tener sexo”.

Unas 60 personas que violaron la cuarentena para tener sexo en los moteles de la Avenida Primero de Mayo, fueron detenidas la semana pasada cuando la Policía realizó varios operativos en moteles de la ciudad.

En Bogotá se registran más de 112 contagios de coronavirus por cada 100 mil habitantes y su capacidad hospitalaria ya superó el 50%. A partir del 15 de junio la Alcaldía ha anunciado nuevas medidas más estrictas para controlar el cumplimiento de la cuarentena.