Mucho ruido y pocas nueces: régimen anuncia apertura parcial durante aburrida intervención
Ciego de Ávila, La Habana y Sancti Spíritus continuarán cerradas o con limitaciones serias a la circulación de bienes y personas por su alta tasa de infecciones
Miguel Díaz-Canel
 

Reproduce este artículo

A partir del 12 de octubre todas las provincias cubanas, excepto La Habana, Ciego de Ávila y Sancti Spíritus, abrirán sus fronteras al tráfico nacional e internacional de personas, anunció el primer ministro Manuel Marrero tras una interminable y aburrida intervención en la televisión estatal.

Solo al final de su perorata, tras casi dos horas de aplicar el dicho "decir poco con mucho", Marrero explicó que estas provincias no reúnen todavía las condiciones para abrirse al mundo y lo que llamó "nueva normalidad", por el alto índice de infestación en ellas.

No podía faltar la intervención de Miguel Díaz-Canel, presidente designado de Cuba. Si cabe, fue peor que la de Marrero, pues este dijo algunas cosas —que ADN Cuba comentará en breve—, pero aquel ni siquiera eso. Prometió, como ya es habitual, el fin de la dualidad monetaria y prodigó consignas. 

Hubo ataques a la prensa independiente y a los críticos del régimen en redes sociales, quienes "esparcen mentiras y generan desaliento" entre los cubanos. Suerte que allí están Randy y su Mesa Redonda para mantenerlos informados sobre las "verdades de la Revolución". 

Es notable cómo se pueden gastar 120 minutos —aproximadamente— sin decir prácticamente nada de interés, solo con el objetivo de dar la apariencia de que se informa. Pero esto no debería extrañar porque es una práctica del régimen. Con todo, los jefazos del castrismo se las arreglaron para soltar algunas perlas.


¿Qué dijeron en concreto?

La capital del país, que actualmente se encuentra en esa misma fase, pasará a la fase III de recuperación, la cual va a tener algunas adecuaciones, anunció el funcionario, quien no quiso referirse a la apertura de vuelos. El resto de los territorios iniciarán una nueva normalidad con un "nuevo código de vida, que favorezcan la salud individual y colectiva", expresó.

Ya se había anunciado que Varadero comenzaría a recibir vuelos internacionales y varios indicios señalaban una posible flexibilización del encierro en que está la isla para evitar una escalada de la pandemia. Entre los indicios, estuvieron los vuelos anunciados por varias aerolíneas dirigidos a Cuba este mes. 

No obstante, los jerarcas del castrismo no dieron fecha exacta sobre la apertura total o sobre cuándo La Habana, principal centro económico y turístico del país, comenzaría a recibir viajeros; solo aseguraron que sería "pronto". 

Muchos habaneros temen un rebrote como ya ocurrió en agosto, pero el gobierno y los científicos cubanos insisten en que no ocurrirá si se respetan las medidas y la población es responsable.

Actualmente, Cuba experimenta una grave crisis económica, por lo que la llegada de turistas y la reactivación del comercio internacional es indispensable para mantener a flote el barco destartalado del castrismo. 

Sin embargo, Marrero mencionó algunas novedades de interés: por ejemplo, la conferencia diaria del doctor Durán sobre el coronavirus será sustituida por una semanal, y los cubanos que pasen más de 24 meses sin visitar la isla a causa de la pandemia, podrán pedir una prórroga de estadía en los consulados cubanos.

Además, en los territorios que se encuentren en la nueva normalidad se restablecen: servicios gastronómicos, centros recreativos, círculos sociales, y los bares y eventos festivos estarán limitados. Continuará en la nueva normalidad el cierre del curso 2019 - 2020 y el inicio del 2020 - 2021.

Este 8 de octubre es el segundo día consecutivo en que los casos diarios de coronavirus caen por debajo de 20: hoy las autoridades reportaron 19 para un total de 5917según el informe del Ministerio de Salud Pública (Minsap)

A nivel mundial se han confirmado más de 35 millones de enfermos y más de un millón 48 000 fallecidos. La Organización Mundial de la Salud reporta 185 países con transmisión.