Menos comida y más hoteles: régimen cubano gasta el dinero a chorros
El pueblo sobrevive a una crisis alimentaria donde los pocos productos a los que tiene accesos escasean y están racionados, como si el país estuviera en medio de una guerra
Régimen cubano gasta dinero en reparar hoteles mientras no hay comida en las tiendas
 

Reproduce este artículo

Mientras la escasez de alimento continua azotando al país, y los cubanos están obligados a tener que hacer largas colas, el régimen invierte sumas de dinero en reparar hoteles. Cuenta de ello da un artículo publicado este 3 de octubre por la estatal Agencia Cubana de Noticias (ACN) en su página web.

"El sector del turismo en la provincia de Sancti Spíritus ejecuta un programa de inversiones para el mejoramiento de la planta hotelera y extrahotelera como prioridades, lo cual garantizará mejores condiciones de alojamiento y servicios", escribió la agencia estatal.

Al respecto Alberto Ramos Amador, subdelegado del Ministerio del Turismo (MINTUR) en el territorio, refirió a la ACN la remodelación de casi la totalidad de las 300 habitaciones fuera de orden, proceso este que se encuentra en ejecución desde antes de la llegada de la COVID-19 al país.

El funcionario explicó que más de un centenar de estas habitaciones son del hotel Ancón, donde también se reparan 16 cámaras frías y se rehabilita el cielo raso, "dañado por la tormenta tropical Laura a su paso por la costa de Trinidad a finales de agosto".

Señaló además que en estos momentos en la ciudad "se reincorporan a disposición del cliente más de una veintena de habitaciones en la villa Ma Dolores y otras en el hotel Las Cuevas", y precisó que la casa hacienda Buenavista, en el Valle de los Ingenios, "está prácticamente lista para recibir a los visitantes, después de una restauración total".

Como si semejante inversión no fuera suficiente, dijo que también se mejora la infraestructura de la Marina y sus embarcaciones, y que próximamente se realizará una inversión para mejorar la carretera que une a la provincia de Cienfuegos con Trinidad.

Agregó que las inversiones se extienden igualmente a la villa San José del Lago, en Mayajigua, y Rancho Hatuey, Los Laureles y el hotel El Rijo, en la capital de la provincia, así como "a completar el programa inversionista con el mejoramiento de la planta extrahotelera de Palmares y la apertura de nuevos servicios en varias de las instalaciones".

Mientras tanto el pueblo sobrevive a una crisis alimentaria donde los pocos productos a los que tiene accesos escasean y están racionados, como si el país estuviera en medio de una guerra.