Meliá rechaza responsabilidad en la muerte de un cliente en hotel de La Habana

Meliá rechazó tener responsabilidad en la muerte del tripulante de la aerolínea Cubana de Aviación, quien falleciera el pasado 27 de septiembre, varios días después de sufrir el desplome de un ascensor del hotel Meliá Habana
Meliá rechaza responsabilidad en la muerte de un cliente en hotel de La Habana
 

Reproduce este artículo


La empresa hotelera Meliá Hotels International S.A. rechazó tener responsabilidad en la muerte del tripulante de la aerolínea Cubana de Aviación, quien falleciera el pasado 27 de septiembre, varios días después de sufrir el desplome de un ascensor del hotel Meliá Habana.

Meliá aseguró a través de un comunicado, según dijo el diario económico Cinco Días, que el ascensor había pasado la última inspección en el mes de enero y que el hecho como “un lamentable accidente”. 

El comunicado oficial recalca que “En el momento del incidente, todos los elevadores de la instalación contaban con su correspondiente licencia operativa, la cual había sido renovada en enero con una vigencia de un año”.

Luego del incidente Meliá decidió bloquear los elevadores para que una empresa certificadora comprobara el estado técnico de los mismos. 

Además, la compañía expresó sus condolencias a las personas cercanas al fallecido: Meliá Hotels International y sus trabajadores sentimos profundamente lo sucedido y queremos transmitir a su familia y amigos nuestras más sinceras condolencias”.

Meliá posee unos 36 hoteles operativos en Cuba y más de 15 mil haitaciones, lo cual representa un 11 por ciento de la totalidad de sus instalaciones en el mundo. Este no es el primer episodio de este tipo que protagoniza la compañía en la Isla, sino que es el enésimo. 

A decir del medio español perteneciente al grupo Prisa, Melía está evitando otra crisis de reputación similar a la ocurrida en República Dominicana. En ese país, en el verano de 2019, un grupo de turistas estadounidenses se intoxicaron y 11 de ellos murieron, de estos algunos se alojaban en “establecimientos de la hotelera balear”. 

El pasado 12 de septiembre un ascensor del hotel Meliá Habana cayó desde el sexto piso provocando daños graves a Luis Alberto Lima, un tripulante de la aerolínea nacional Cubana de Aviación.

Según publicaciones en redes sociales se supo que Lima tenía afectaciones graves en las dos piernas, la columna y una lesión pulmonar, causada por la perforación de costillas fracturadas.

El tripulante se encontraba presumiblemente en la instalación hotelera, junto a otros trabajadores de Cubana de Aviación, cumpliendo con la cuarentena de 14 días, establecida luego de arribar a la isla durante la pandemia del coronavirus.

Luego de varios días hospitalizado, el paciente de 50 años no logró rebasar un segundo paro cardíaco. Antes se le había practicado una operación satisfactoria en el hospital Calixto García de La Habana.

Según las versiones que circularon del accidente que a la postre costó la vida a Luis Alberto, al ascensor se le partieron los cables en el cuarto piso y el sistema de frenos de emergencia no funcionó.