Médicos salvan vida de víctima de explosión en Hotel Saratoga

El neurocirujano Duniel Abreu, parte del equipo de profesionales, confirmó en redes sociales que el paciente se recupera satisfactoriamente luego de varios procedimientos médicos.
El neurocirujano Duniel Abreu, parte del equipo de profesionales, confirmó en redes sociales que el paciente se recupera satisfactoriamente luego de varios procedimientos médicos complejos
 

Reproduce este artículo

Un equipo de médicos cubano salvó la vida del paciente Luis Enríquez, víctima de la explosión ocurrida en el Hotel Saratoga de La Habana el pasado 6 de mayo, quien se encontraba en estado grave.

El neurocirujano Duniel Abreu, parte del equipo de profesionales, confirmó en redes sociales que el paciente se recupera satisfactoriamente luego de varios procedimientos médicos complejos.

"¡La luz al final del túnel! Gracias equipo, gracias por tanto esfuerzo y dedicación ante un enfermo, valió la pena tantas horas de desvelo para al final obtener esta sonrisa llena de agradecimiento", comentó.

El galeno cubano agradeció al equipo de Cuidados Intensivos, al cirujano Manuel del Hospital Manuel Fajardo, a los ortopédicos, al Dr. Feito y Dr. Raúl Portilla, quienes combatieron la inestabilidad hemodinámica del paciente cuando se encontraba en estado crítico.

También agradeció al personal de enfermería, a las psicólogas, a la Unidad Quirúrgica y al Ministerio de Salud Pública (Minsap) en La Habana.

"En fin, a todos los que pusieron un stop en su vida cotidiana aquel fatídico 6 de mayo y decidieron hacer lo que mejor saben, salvar una vida, la del (#5). ¡Felicidades Luis Enríquez!", concluyó.

Según el último reporte del Minsap del 25 de mayo, una persona continúa en estado grave y siete de cuidado entre las víctimas de la explosión en el Hotel Saratoga.

Aun permanecen 12 hospitalizados, del total de 99 heridos que dejó el accidente.

De los 12 hospitalizados, cuatro son menores de edad y todos se mantienen con 'reporte de cuidado', indica la nota oficial del Minsap.

El hotel de la capital cubana estalló en la mañana del 6 de mayo anterior, en lo que las autoridades del régimen describieron como "un accidente provocado por una fuga de gas". Dejó un saldo de 46 fallecidos.