Médico cubano reprimido por el régimen pedirá la baja

"El día que en este país se valore el trabajo de un médico, el día que no hay que inventar ingresos, el día que en un consultorio haya condiciones para tratar un paciente, ese día volveré a usar una bata con orgullo”, declaró en redes sociales.
Johan-Pérez
 

Reproduce este artículo

El doctor de Las Tunas, Johan Pérez, dijo que abandonaría el sistema de salud cubano debido a los bajos salarios, el acoso del régimen y la decadencia en que ha caído lo que antes se vendía como un “logro de la Revolución”.

Hoy pienso pedir la baja de salud, no voy a seguir pisoteado por un salario que da asco (…). El día que en este país se valore el trabajo de un médico, el día que no hay que inventar ingresos, el día que no me pongan un número de consultas y terrenos obligatorios al día, cuando no haya tantos jefes cobrando un salario innecesario y sin hacer guardias médicas, el día que en un consultorio haya condiciones para tratar un paciente (…), ese día volveré a usar una bata con orgullo”, declaró.

Pérez Leyva lidera en Facebook, donde es conocido como "El nieto de Miguel", un grupo de ayuda a personas con falta de medicamentos y que viven en condiciones precarias.

El post que llamó la atención de los agentes de Seguridad del Estado y que ha provocado hostigamiento contra su persona, denunciaba la situación de un paciente que se encuentra postrado, al que no se le ha brindado la atención que necesita.

A través de un Facebook live transmitido el 10 de febrero el doctor informó que fue citado para presentarse este jueves en la unidad de Instrucción Provincial, supuestamente en Las Tunas, donde reside.

El galeno denunció además que como medida represiva por sus denuncias le comenzarán a descontar un 10 por ciento de su salario.

Otro galeno en Las Tunas ha sufrido la represión del régimen. El doctor Alexander Raúl Pupo Casas, natural de Holguín, denunció que un represor le amenazó con enviarlo a prisión.

Con anterioridad este joven médico ha sido acosado por la Seguridad del Estado por disentir del régimen y privado de sus estudios de especialidad por el mismo motivo.

“Yo no cometo delito y todo lo que digo está amparado en mis derechos constitucionales como cubano de bien. Cualquier causa de la que se me pueda acusar será un delito fabricado y pido que la comunidad internacional y todos los medios de prensa estén atentos a lo que pueda ocurrirme”, afirmó Pupo Casas.

“Con sus amenazas a mi familia y sus métodos de intimidación sólo ratifican todo lo que pienso y digo sobre ustedes. Yo no cometo delito, sólo digo la verdad. En un país con democracia eso no es razón para ir preso”, agregó.

El médico de Holguín, Manuel Guerra, también ha sufrido represalias por hacer críticas en sus redes sociales.

En una ocasión denunció que fue arrestado por agentes de la Seguridad del Estado y sacado de su domicilio sin vestirse y que los agentes que lo arrestaron no presentaron orden judicial alguna.