Más de 14.000 hectáreas de cultivos dañó la tormenta Laura a su paso por Cuba
La tormenta tropical Laura provocó daños en casi 14.200 hectáreas de cultivos en Cuba los pasados 23 y 24 de agosto, cuando la tempestad recorrió de este a oeste la costa sur del país afectando a todo su territorio, aunque sin dejar víctimas mortales
Campesinos cubanos recuperando cosecha
 

Reproduce este artículo

La tormenta tropical Laura provocó daños en casi 14.200 hectáreas de cultivos en Cuba los pasados 23 y 24 de agosto, cuando la tempestad –antes de impactar como huracán en Estados Unidos– recorrió de este a oeste la costa sur del país afectando a todo su territorio, aunque sin dejar víctimas mortales.

Las plantaciones peor paradas fueron las de plátanos, con 6.000 hectáreas perjudicadas, pero el ciclón también dejó destrozos en grandes extensiones de siembra de yuca, maíz, café, cacao y cocos, así como en instalaciones del sector tabaquero, una de las principales exportaciones cubanas, según un informe del Ministerio de la Agricultura citado por la estatal Agencia Cubana de Noticias.

Algunos de los daños son recuperables, de acuerdo a la evaluación oficial, si bien llegan en un momento difícil para la isla, que atraviesa serios problemas de suministro de alimentos debido a la crisis económica que ya arrastraba y que ahora se ha agudizado por la pandemia del coronavirus.

El régimen de Cuba, que importa el 80 % de los alimentos que necesita para intentar cubrir su demanda interna, atravesaba ya dificultades de liquidez por el endurecimiento de las sanciones de Estados Unidos, la disminución de las ayudas de su aliada, la dictadura de Venezuela, pero sobre todo por el prolongado retraso en la aplicación de las reformas económicas con las que pretende resolver los problemas de su sistema centralizado e ineficiente.

De las 6.000 hectáreas de plátano dañadas se ha recuperado el 17 %, con la provincia oriental de Guantánamo y las occidentales de Artemisa, Mayabeque y Pinar del Río como las más afectadas.

La tormenta tropical Laura afectó asimismo a 2.212 hectáreas de cultivos de yuca (21 % recuperado), 2.903 hectáreas de maíz (19 % recuperado), 2.989 de café, 37,7 de cacao y 35 de coco.

En el caso de estos tres últimos cultivos, el cien por cien de las áreas perjudicadas se puede recuperar, según el informe del régimen.

Los fuertes vientos y lluvias provocaron también destrozos en infraestructuras del sector tabaquero, entre ellas derrumbes totales o parciales de casas de cura de tabaco, depósitos y pérdida de canteros.

Junto con el sector agrícola, los principales daños causados por el temporal en Cuba se concentraron en el sistema eléctrico y en viviendas, con afectaciones en casi 3.900, entre ellas 115 con derrumbes totales.

Tras pasar por el Caribe como tormenta tropical, Laura se fortaleció en el Golfo de México y el 27 de agosto impactó como poderoso huracán de fuerza mayor en las costas del estado estadounidense de Luisiana, donde causó al menos 15 muertos y destrozos millonarios.