Más de 11 mil libras de productos agrícolas decomisaron policías del régimen en un tren
Autoridades del régimen cubano vieron pintada otra oportunidad de presentarse ante la opinión pública como los Robin Hood “comunistas”, cuando una operación de la policía decomisó más de 11 000 libras de viandas y otros productos agrícolas que llevaban en un tren a Camagüey
Sacos de alimentos decomisados en tren en Cuba
 

Reproduce este artículo

Autoridades del régimen cubano vieron pintada otra oportunidad de presentarse ante la opinión pública como los Robin Hood “comunistas”, cuando una operación de la policía decomisó más de 11 000 libras de viandas y otros productos agrícolas que llevaban en un tren a Camagüey desde la vecina provincia Ciego de Ávila.

Un reporte de la estatal Televisión Cubana, dio cuenta este fin de semana sobre la confiscación realizada por los agentes y el Departamento Técnico de Investigaciones (DTI) del Ministerio del Interior en el poblado de Baraguá (Ciego de Ávila).

Según fuentes oficiales, unas 24 personas que ahora están detenidas trasladaban los alimentos desde el municipio avileño de Morón. La policía asegura que, de los apresados, 19 no tienen “vínculo laboral” con el Estado y ocho presentan antecedentes penales.

En los vagones y todos los espacios del tren, incluso los baños, llevaban sacos con plátanos “burros”, mango, aguacate, guayaba, piña y otros productos.

Un oficial operativo del DTI en Ciego de Ávila, Eduardo Andrés Fernández Rey, declaró a la prensa oficialista que las autoridades policiales tienen como “suma prioridad el enfrentamiento a este tipo de ilegalidades que afectan, consecuentemente, la alimentación del pueblo, porque van destinadas a un mercado informal, a venderse a un precio muy superior al que lo puede adquirir la población en los centros estatales”.

A diez de las 24 personas implicadas en el traslado de los alimentos los acusan de “acaparamiento”, y a los demás les impusieron multas. Los conductores del tren también están sujetos a un proceso judicial.

En la información ofrecida por el Noticiero Nacional, aseguran que la mercancía requisada se llevó hasta círculos infantiles, hogares maternos y centros de aislamiento para sospechosos de padecer la COVID-19, y también que una parte fue vendida en mercados estatales.

Mientras oculta grandes casos de corrupción y no emplaza a los gobernantes por su responsabilidad en el desabastecimiento general del país, la prensa de propaganda partidista se ha dedicado a publicitar operaciones de decomisos policiales contra cualquiera que tenga productos y los comercialice o guarde para asegurar el suministro de pequeños negocios, da lo mismo que de forma lícita o ilícita. Los medios oficialistas tampoco reportan la creciente brutalidad policial en la isla.