Más cubanos pudieran verse beneficiados con la ciudadanía española por venidera ley 
La Ley de Memoria Democrática permitirá naturalizarse como ciudadano español a aquellos descendientes de exiliadas del franquismo que no pudieron hacerlo bajo la ley de 2007
Más cubanos podrían ser españoles
 

Reproduce este artículo

Ciudadanos cubanos y de otros países, descendientes de españoles que no pudieron obtener la ciudadanía española bajo la Ley de Memoria Histórica de 2007, podrían hacerlo próximamente bajo la futura Ley de Memoria Democrática que impulsa el gobierno español.

Dicha iniciativa “pretende resolver las deudas pendientes” con varias víctimas del franquismo, como “la que existe con las abuelas exiliadas que por el hecho de ser mujeres no podían transmitir la nacionalidad y además la perdían al casarse con un extranjero antes de la entrada en vigor de la Constitución de 1978”.

Así lo consigna este domingo 25 de octubre el diario español Público, según el cual los descendientes de las españolas exiliadas durante la dictadura podrán tener nuevas opciones de naturalizarse como españoles con la nueva ley.

“Este país se lo debe; es una restitución de su dignidad”, dijo sobre las exiliadas la vicepresidenta española Carmen Calvo, quien reconoció en el Senado español que “la dictadura dejó a muchos compatriotas como apátridas” y “les robó su nacionalidad”, algo que la Ley de Memoria Histórica de 2007, que proporcionó una vía de acceso, no pudo reparar en su totalidad. 

“Que esta desigualdad se resuelva es una cuestión de reconocimiento, identidad y justicia”, precisó Calvo, cuyas observaciones se constatan con ejemplos prácticos citados por el referido medio, en los que la discriminación de género de las oportunidades anteriores para la obtención de la ciudadanía española dejó a más de un descendiente sin posibilidades.

Es el caso de la familia de María del Carmen Rodríguez. Según contó a Público desde Buenos Aires, Argentina, en 2007 los 10 nietos de sus tías Clamores y María, solo por ser mujeres, quedaron excluidos de la naturalización, mientras que los de su tío José sí pudieron obtener la nacionalidad. 

Ella, hija de Manuel, no tuvo problemas e incluso pudo transmitir la ciudadanía a su hijo por ser menor de edad, pero no a su hija. 

La cuestión de la edad ha sido otra de las exclusiones más comunes en los procesos de naturalización y obtención de la ciudadanía española para los descendientes de aquellos que debieron zarpar allende el Mediterráneo. Los hijos mayores de edad de los que optaron por naturalizarse bajo la Ley de Memoria Histórica quedaron fuera en 2007, lo que constituye “un agravio comparativo”, tal y como opinó uno de los afectados por esto y que es el único de su familia que no es español.

De acuerdo con estimaciones, al menos 50 000 españoles se refugiaron de la dictadura de Francisco Franco en América Latina tras la Guerra Civil Española entre falangistas y republicanos.

La diáspora española hacia Cuba después del conflicto no fue tan masiva como en el caso de países como México o Chile, pero sí lo suficientemente significativa como para impactar en diversos ámbitos de la cotidianidad republicana de la isla como el periodismo, la literatura y la medicina.

Si bien no hay estadísticas sólidas, investigaciones al respecto cifran en centenares el número de españoles que prefirió vivir su exilio en Cuba, aunque muchos utilizaban la isla como tercer país. De tal suerte, aquellos descendientes de exiliadas que no hayan podido naturalizarse en 2007 tendrán una nueva oportunidad con la Ley de Memoria Democrática, la cual ya se encuentra en tramitación y pretende resarcir injusticias y agravios de oportunidades anteriores.