Mario Vargas Llosa apoya marcha del 15N en Cuba

La Fundación Internacional para la Libertad publica una carta en apoyo a los manifestantes del 15N que firman decenas de intelectuales hispanoamericanos.
VargasLlosa-Yunior.jpg
 

Reproduce este artículo

El Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa figura entre los firmantes de una carta en apoyo a la Marcha Cívica del 15 de noviembre en Cuba, que hizo pública este 9 de noviembre la Fundación Internacional para la Libertad, fundada por el escritor peruano.

“Apoyamos y respaldamos el llamado a la manifestación pacífica del próximo 15 de noviembre convocada por diferentes sectores de la sociedad civil”, expresa la carta firmada, entre otros, por el escritor y filósofo español Fernando Savater, el presidente uruguayo Luis Alberto Lacalle y el historiador mexicano Enrique Krauze.

Los intelectuales, políticos y periodistas piden también la liberación de todos los presos políticos, en especial sobre los que pesan condenas por manifestarse el pasado 11 de julio durante las manifestaciones populares más grandes en la historia del socialismo cubano.

Recuerdan además que el pueblo cubano ha sido privado de los derechos fundamentales “durante 62 años de la dictadura más longeva en la historia de América Latina” y que, desde 1952, los cubanos no participan en elecciones libres.

“Expresamos nuestra solidaridad al pueblo cubano en su lucha por la libertad y la democracia. Los cubanos tienen derecho a elegir su futuro, sus demandas son legítimas y necesarias para la construcción del Estado de Derecho en la isla”, reafirma el texto.

La proximidad de la Marcha Cívica por el Cambio, programada para el 15 de noviembre, ha provocado un aumento de los arrestos, amenazas, chantajes, sanciones de cárcel y expulsiones de centros de trabajo como señales de advertencia a los miembros de Archipiélago.

El 12 de octubre el régimen declaró ilícita esta nueva marcha. Los organizadores en cada territorio fueron informados de la negación a través de las intendencias de sus localidades.

Una semana después, la Fiscalía General de la República amenazó a los promotores de la marcha del 15N, organizados en el grupo contestatario Archipiélago, con procesarlos por “instigar a delinquir” y otros delitos.

Archipiélago decidió adelantarla para el 15 de noviembre a raíz de la decisión del régimen de nombrar el 20 de noviembre como “Día de la Defensa Nacional” y movilizar tropas militares y paramilitares desde el 18.

Decenas de ciudadanos en La HabanaHolguín, Santa Clara, Pinar del Río, Cienfuegos, Nuevitas, Camagüey, Las Tunas y Guantánamo, entre otras localidades, firmaron documentos que notifican a las autoridades la intención de marchar demandando respeto a los derechos humanos y a favor de la libertad de los presos políticos.

Las autoridades vinculan a los promotores de la marcha pacífica opositora con “cabecillas contrarrevolucionarios” de instituciones y congresistas del vecino país que buscan un “cambio de régimen” y una “intervención militar”.