Maestra jubilada pide dinero para poder comer

Gloria Lozano Hernández, maestra de inglés jubilada se ve forzada a pedir dinero en la calle para poder alimentar a su familia debido a que la jubilación no le alcanza.
Maestra jubilada pide dinero para poder comer
 

Reproduce este artículo

Gloria Lozano Hernández, maestra de inglés jubilada se ve forzada a pedir dinero en la calle para poder alimentar a su familia debido a que la jubilación no le alcanza, visibilizó el opositor y expreso político cubano Silverio Portal.

“El problema es que, aunque a mí el gobierno me da una pequeña pensión, no me alcanza para nada porque soy yo y mi nieto, porque el abuelo de mi nieto, que fue el que toda la vida se había preocupado de todo, de nosotros, se murió en noviembre y desde noviembre estamos pasando una situación muy precaria y yo decidí, para que mi nieto pudiera comer algo, pedir dinero” explica la señora entre sollozos.

Avergonzada por su situación, Lozano Hernández pidió perdón “porque eso le resulta penoso a ustedes, pero es una necesidad” mientras remarcaba que aunque el gobierno le paga una “pequeña pensión” dicho ingreso resulta insuficiente pues “no me alcanza”.

El usuario Hamlet Paredes Grau, publicó en su perfil de Facebook que había localizado a la señora, la cual según informa “vive en Cojimar” y ofrece su colaboración: “quien desee brindarle ayuda que me escriba al messenger. Iré martes o miércoles”

La denuncia fue divulgada en el perfil de Facebook de Cubanos por el Mundo este viernes 1 de julio y generó miles de reacciones y más de 800 comentarios. 

En un comentario la internauta González Yaimi compartió que su abuela, de 84 años, pertenece a “la generación que apoyaron todo sin imaginar el desastre que venía en esta finca sin frutos” y deseó que “no mueran sin ver un cambio ya”.

Por su parte Amtonia Hernández aseguró que resulta muy “triste escuchar a esta señora, una profesional, con una pensión que es una vergüenza, porque los precios de los productos alimenticios están carísimos, si los encuentras. En mi caso que trabajé 30 años, primero de profesora de matemática, después de planificadores A, me dan una jubilación que no alcanza para nada, gracias que tengo hijos maravillosos que me ayudan, pero esta pobre señora se ve hasta que está alteradísima de los nervios, por favor tener piedad de ella”.

En adición Daly R. Álvarez comentó que “el gobierno les dice que les da pensión, cómo si la jubilación no existiera en el mundo. Les pagan una miseria que no alcanza ni para las medicinas, después que les pagaron una miseria toda la vida. ¿Qué seguridad social ni qué nada? Todo es una mentira. Pobre señora que es una más de las abuelas y madres cubanas que no tienen como alimentar a sus familias ni mantenerse a ellas mismas”.