Salió de Tapachula la novena caravana migrante

Al menos cinco mil migrantes integran la novena caravana que salió este viernes 1 de julio de la frontera sur de México rumbo a los Estados Unidos. 
Salió de Tapachula la novena caravana migrante
 

Reproduce este artículo

Al menos cinco mil migrantes integran la novena caravana que salió este viernes 1 de julio de la frontera sur de México rumbo a los Estados Unidos. 

Según reportó Reuters, el grupo de migrantes estaba integrado principalmente por “hombres jóvenes de América Central, Venezuela y Cuba, incluía familias que caminaban con niños y bebés en cochecitos”.

Samuel Ventura, uno de los peregrinos de origen cubano, aseguró a la agencia de noticias que junto a su esposa e hija estaban “huyendo de Cuba” debido a “la asfixiante, criminal y asesina dictadura de Castro-Canel".

El periodista Joaquín López-Dóriga visibilizó en su perfil de Twitter que la caravana migrante salió de Tapachula, estado de Chiapas, y que los peregrinos aseguran que “no se detendrán y pasarán por CDMX”.

Las reacciones en redes sociales tienen un enfoque antimigrante en el que se hace explícito el rechazo por parte de los ciudadanos mexicanos a los migrantes en tránsito. 

Según asegura el sitio web López-Dóriga Digital, en esta ocasión “la Guardia Nacional no evitó el paso de los indocumentados por el poblado Viva México”.

El reportero Cheché Torres aseguró que, a pesar de que “la seguridad haya sido reforzada tras el hallazgo de muertos en un tráiler en Texas”, los migrantes decidieron emprender la trayectoria.

Recientemente, la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) reconoció que “Cuba es el principal país emisor en términos absolutos en el Caribe, con más de 1 millón de emigrantes, lo que representa alrededor del 10 al 15 por ciento de la población del país” siendo Estados Unidos, México y Canadá “ los principales países de destino de los recientes flujos migratorios cubanos”.

Así las cosas, el medio oficialista Granma anunció que no se realizará el correspondiente Censo de población y viviendas, planificado para el mes de septiembre del presente año. La cancelación del censo se efectúa en un contexto complejo desde el punto de vista demográfico, pues se está presenciando la peor crisis migratoria de la historia de Cuba y recientemente se supo que el país registró el peor descenso poblacional en 60 años.