Madre ruega a Dios por la libertad de su hijo arrestado tras el 11J

Aleix Marcano, madre de Ángel Jesús Veliz, espera la petición de condena para su hijo. Fiscalía comenzó a exigir sanciones con penas que rondan los 10 años de cárcel.
Madre-11J
 

Reproduce este artículo

Aleix Marcano, madre de Ángel Jesús Veliz, joven cuentapropista arrestado tras las protestas del 11 de julio, buscó un último consuelo en la Iglesia ante la inminente revelación de la condena que Fiscalía pedirá para su hijo.

“Hoy 80 días mi hijo Ángel Jesús Véliz Marcano, en prisión de alta seguridad. En espera de la petición fiscal, toda una tortura, una injusticia”, declaró Marcano en una publicación donde también comparte un video en el que ruega a dios por la liberación de su hijo.

Veliz es el único hijo de Ailex Marcano Fabelo. El joven de 26 años fue detenido el 18 de julio en su casa, en la provincia de Camagüey.

Un vídeo de la protesta lo muestra caminando por la vía pública junto a cientos de manifestantes pacíficos que gritaban consignas como “libertad” y “Patria y Vida”. Actualmente se halla recluido en la prisión de máxima seguridad de la provincia conocida como Kilo 8, acusado de desorden público.

“Me siento con una incertidumbre total, desamparada. Ya son más de sesenta días en esta situación, apenas puedo dormir. Es terrible, agobiante. Me siento minimizada, sin derecho a nada”, confesó su madre a ABC en una entrevista tres semanas atrás.

La madre explicó además que la Seguridad del Estado había intentado captar a su hijo, con la intención de que este colaborara con ellos, delatando a otros manifestantes o infiltrándose en futuras iniciativas similares. Veliz se había negado a hacerlo y por eso es probable que se hayan ensañado con él.

En agosto, Ailex supo que a todos los detenidos del 11-J en Kilo 8 los habían ubicado junto a presos comunes.

“Ya se puede imaginar la preocupación. Ahí él está con al menos tres hombres que cumplen condena por asesinato (…). Todo eso tiene una repercusión tanto moral como física y sicológica para mi hijo, que no tiene antecedentes penales”.

Fiscalía comenzó a exigir sanciones a principios de octubre, con penas que rondan los 10 años de cárcel. La más severa hasta el momento, 12 años, recayó sobre Roberto Pérez Fonseca, de San José de las Lajas, Mayabeque, por romper un cuadro del difunto Fidel Castro durante el levantamiento en esa localidad.

Las protestas comenzaron en San Antonio de los Baños, un pueblo ubicado en la provincia Artemisa, y se extendieron al resto del país gracias a Internet. Según expertos, se trata del estallido social más grande en la historia del socialismo cubano.

Hasta el momento, el Gobierno reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo, de quien no se dieron las causas del deceso en la nota oficial.

La organización de asesoramiento legal Cubalex contabiliza actualmente unos 500 arrestados, luego de excarcelaciones los meses de agosto y septiembre.

Estas detenciones se han hecho a pesar de que el presidente del Tribunal Supremo de Cuba aseguró en declaraciones a la prensa extranjera acreditada en La Habana que manifestarse no es delito sino un derecho constitucional.