Madre desconsolada llora por su hijo arrestado y golpeado por la policía

Yasmani López, de 32 años, residente en morón, Ciego de Ávila, es uno de los tantos cubanos arrestados por manifestarse a favor de la libertad la semana pasada.
Madre-Hijo
 

Reproduce este artículo

Carmen López, una madre cubana cuyo hijo fue arrestado por la policía, llora desconsolada en este video, al conocer que su hijo fue golpeado brutalmente por los agentes de policía en Morón, provincia Ciego de Ávila.

Ella y su hijo menor, Yasmani López, de 32 años, residen en ese territorio ubicado en el centro-este de la isla y donde también hubo manifestaciones el 11 de julio, como en tantas ciudades y pueblos de Cuba.

Su hijo lleva seis días en la estación policial del municipio avileño. En las imágenes compartidas por el cineasta Asiel Babastro se observa a Carmen desconsolada dando gritos y golpeándose el cuerpo.

ADN Cuba intentó ponerse en contacto con Carmen, quien no pudo dar detalles debido a problemas de conexión a internet y a que la policía le impide verlo, una de las causas de su desesperación.

El caso de Carmen y Yasmany es uno de tantos que han surgido a la luz pública mientras se normaliza el acceso a internet desde Cuba y los reprimidos durante las protestas de la semana pasada pueden revelar sus testimonios.

Por ejemplo, la familia Pérez Carmenate, residente en Santos Suárez, La Habana, llegó el domingo a una semana de desvelo por no tener junto a ellos a uno de sus hijos, Geosvany, detenido en las protestas y encarcelado en el reclusorio “Jóvenes del Cotorro”.

“Son siete días ya que en esta casa no se duerme, no se descansa, prácticamente no comemos. El 11 de julio detuvieron a mi cuñado… se lo llevaron por estar en la calle caminando pacíficamente, sin dar un golpe ni hacer ningún tipo de vandalismo”, dijo entre sollozos este sábado en una directa de Facebook Yoel Estévez, cuñado del detenido.

Según denunció, tras la detención no le fue informado a la familia el motivo ni adonde lo llevarían. “Casi a las 72 horas, cerca de la medianoche, fue que vinieron a llamarnos para decirnos que estaba detenido en una prisión”.

“Todo el que conoce a Geosvany sabe que él es un buen muchacho. Buen hijo, buen hermano, masón. Necesitamos más información, que se nos permita verlos, que se le permita una llamada… Es un abuso lo que tienen aquí. Independientemente de cómo se piense, no hay que ser disidente, no hay que ser nada, hay que ser antes que todo humano”, sentenció.

Las protestas desencadenaron una oleada represiva que hizo víctimas directas a centenares de cubanos, pero también a miles que sufren y están desconsolados por no tener noticias de la integridad, salud y situación legal de familiares y amigos encarcelados.

Hasta el momento, la ONG Cubalex, que da asesoría legal a defensores de derechos humanos, ya suma en su listado más de 500 detenidos y desaparecidos durante las protestas que comenzaron en la Isla este 11 de julio.

El gobierno cubano reconoció la muerte de una persona, Diubis Laurencio Tejeda, de 36 años y residente en el municipio habanero Arroyo Naranjo, de quien no se dieron las causas del deceso en la nota oficial.

Sin embargo, denuncias en redes sociales hablan de más muertos y heridos, información que no ha sido confirmada.

El pasado 16 de julio, la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, exigió al régimen cubano la liberación de todos los manifestantes detenidos durante las protestas. También apostó por el inicio de un proceso de diálogo.