Madre de adolescente prisionero denuncia acoso de la Seguridad del Estado

Bárbara Farrat Guillén, madre del joven Jonathan Torres, encarcelado tras las protestas de julio, fue amenazada con un proceso judicial por el delito de "sedición".
 

Reproduce este artículo

Bárbara Farrat Guillén, madre del joven Jonathan Torres, encarcelado tras las protestas de julio en Cuba, denunció este 21 de diciembre amenazas de la Seguridad del Estado (SE) por sus denuncias contra el régimen cubano.

Un agente de la SE, policía política del régimen insinuó a Farrat que sus llamados de solidaridad y denuncias en redes sociales a favor de los presos políticos en la isla podrían agravar el caso de su hijo, encarcelado en la prisión Manto Negro, de La Habana.

El oficial exigió que no se reuniera más con otras madres de jóvenes encarcelados. Farrat podría ser juzgada por el delito de “sedición”, según dijo el oficial, un delito utilizado por el gobierno cubano de manera discrecional contra manifestantes pacíficos.

El hijo de Bárbara, Jonathan, se encuentra preso desde el 13 de agosto. Ese día fue detenido por oficiales de la policía con el argumento de que aparecía en un video lanzando una piedra a agentes del orden.

Jonathan padece de hipertensión arterial por hipertrofia del ventrículo izquierdo y durante su presidio ha sufrido de otitis. Aún sin petición fiscal, le han negado en seis ocasiones un cambio de medida cautelar desde su detención, precisó a este medio la activista Salomé García.

El régimen tampoco permitió inscribir con su apellido al hijo de Jonathan. “Su bebé nació el 27 de octubre, pero no pudo ponerle su apellido porque no lo aceptaron las autoridades”, declaró Farrat en comunicación con este medio. También reveló que Torres padece una crisis de asma en la cárcel.

Unos 14 menores de edad continúan detenidos a raíz de la oleada represiva desplegada por el régimen tras las protestas del 11 de julio, entre ellos Torres Farrat.

Desde esa fecha, agrupaciones defensoras de los derechos humanos de la sociedad civil cubana como Cubalex y Justicia 11J han documentado la detención de 44 menores de 18 años, de los cuales 30 han sido excarcelados, aunque nueve están en espera de juicio con medidas cautelares de libertad bajo fianza o reclusión domiciliaria.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) expresó preocupación por las detenciones de menores, e instó al régimen a proporcionar información verificada al respecto.

Laritza Diversent, directora de Cubalex, declaró en una entrevista con ADN Cuba que estos procesos son “de los más preocupantes que hemos visto tras las protestas del 11J, porque la sedición es un delito contra la Seguridad del Estado”.