Lo nunca visto: más de quince cuadras para no comprar

Por más de quince cuadras se extendía la fila que hoy en la mañana sorprendió a los residentes de la capital cubana.
Cola en Cuatro Caminos
 

Reproduce este artículo

Por más de quince cuadras se extendía la fila que hoy en la mañana sorprendió a los residentes de la capital cubana en las inmediaciones del mercado de Cuatro Caminos. La “cola”, como popularmente se conoce en Cuba, tiene como fin programar la compra de artículos de primera necesidad y alimentos.

Ante el desabastecimiento imperante en la isla, las personas deben acudir a este lugar a entregar su identificación personal para ser enlistadas. Posteriormente, se les asigna el día en que les corresponde realizar sus compras.

En dicho procedimiento predomina una especie de azar pues “fuera del día que les toque, no pueden comprar, y el día que les cae en suerte, puede que no haya en las tiendas lo que necesitan” refiere el diario independiente 14ymedio.

Según declararon vecinos de la zona, la aglomeración se forma cada dos semanas, y cada vez se congregan a más personas. 

Residentes de Centro Habana refirieron que la fila comenzaba en Matadero, continuaba por Omoa hasta la esquina de Tejas y bajaba por Monte, abarcando un total de 16 cuadras.

Expresiones como "en esa turba no entra la Brigada Especial", "la revolución de Cuatro Caminos se acerca" y “el pollo nos ha ganado la batalla" fueron algunas de las declaraciones obtenidas por 14ymedio por las personas que estaban en los alrededores. 

Al respecto de la que ha sido bautizada como 'la madre de las colas', Aimé Despaigne, activista por los Derechos Humanos, tuiteó en horas de la mañana de este viernes 8 de abril que el chantaje de la dictadura al pueblo culminará “cuando los cubanos dejen de humillarse por comida”.

Según declaraciones de un vecino de la zona, el pasado 24 de marzo ocurrió algo similar, pero de menor magnitud, y se movilizaron fuerzas represivas. Dicho día fueron reportados, además, cortes en el servicio de internet, los cuales fueron justificados por ETECSA como un "fallo energético”.

No obstante, se alega que en las inmediaciones de la plaza de Cuatro Caminos, los problemas de conexión perduraron varios días.

En el último año, la escasez de alimentos y bienes de primera necesidad en Cuba, agravada por el impacto de la pandemia de coronavirus y la inflación derivada del “reordenamiento” económico llevado a cabo por el régimen, obliga a los cubanos a estar casi a diario en largas e interminables colas para comprar lo esencial.
 

Recomendaciones

 

Relacionados