La oposición cubana saldrá fortalecida con la pandemia. Entrevista a Niober García Fournier
ADN Cuba entrevista a Niober García Fournier, periodista independiente y uno de los opositores cubanos más destacados en Guantánamo, razón por la que es uno de los más perseguidos en esa provincia
Niober García Fournier. Foto: Facebook
 

Reproduce este artículo

Niober García Fournier es un guantanamero de su tiempo, que comprendió temprano su posición en la lucha democrática de su país. Con esa humildad que lo caracteriza, accede a conversar con ADN Cuba sobre su vida, sus experiencias y proyecciones de trabajo.

¿Háblanos de tu provincia, Guantánamo, en qué contexto social creciste? ¿Cómo fue tu formación como opositor?

Cada vez que hablo de mi provincia lo primero que me viene a la mente es la figura del poeta guantanamero Regino Eladio Boti, cuando la llamó La aldea, con una vigencia enorme en estos tiempos por ser la provincia más atrasada del país

El dictador Fidel Castro la visitó el 26 de julio de 1984 para celebrar el aniversario del asalto al cuartel Moncada, la bautizó como “el tercer mundo del tercer mundo”, con mucha razón, porque no existía una industria, ni una agricultura sólida en desarrollo y los guantanameros dependíamos de las producciones de las provincias vecinas. Esa situación en vez de mejorar aumentó y hoy somos más pobres que nunca.

No soy un profesional porque me tocó vivir el periodo especial en mis tiempos de estudiante. No me dieron beca para la universidad y tuve que conformarme con un técnico medio. Me he auto superado por mis propios medios. He tratado de forjarme por mi cuenta.

¿En qué proyectos prodemocráticos has participado? ¿Cuáles han influido más en ti y qué experiencia pudieras compartir con nuestros lectores?

Tengo el honor de haber participado en varios proyectos disidentes. El primero fue movimiento Jóvenes por la Democracia, que luego se unió a la Alianza Democrática Oriental, toda una escuela. Luego milité en la Unión Patriótica de Cuba (Unpacu), cuando hizo falta fundar una célula en Guantánamo. Hoy pertenezco al proyecto Palenque Visión, donde realizamos un intenso trabajo periodístico para ayudar a mucha gente sin recursos, que sufren las injusticias del régimen.

En estos momentos eres uno de los opositores más reprimidos, detalla las acciones. ¿A qué crees que se debe tal ensañamiento?

Es cierto. Y creo que esto se debe a que soy uno de los sobrevivientes de la vieja oposición de Guantánamo. En el año 2017 la oposición en Cuba sufrió una represión muy cruda por parte de la Seguridad del Estado, con el objetivo de acabar de una vez y por todas con nuestro movimiento y en Guantánamo quedó realmente diezmado.
 
Muchos viejos luchadores se retiraron o se marcharon del país. Yo y algunos pocos continuamos la lucha, a pesar de las amenazas constantes, los registros, las detenciones, los decomisos a bienes de trabajo y la regulación de viajar. Soy el representante nacional de Eye on Cuba, donde todos los años realizamos un informe de violaciones a los Derechos Humanos que presentamos en la ONU y ante las comisiones internacionales. Este proyecto es muy perseguido por el gobierno, que han tratado de terminarlo sin conseguirlo.

¿Cómo ves el movimiento opositor en Cuba? ¿Existe articulación y apoyo en las actividades? ¿Se reconoce el trabajo de las provincias?

Creo que, aunque el movimiento está diezmado y sufre divisiones, y en sus raíces históricas es doliente del caudillismo nocivo, ahora somos más conocidos en el mundo y por el pueblo cubano, que nos reconoce y en muchas situaciones nos apoya. Pero nos falta más espacios y actividades contestarias inclusivas para conseguir la unidad, que es lo que nos haría más fuertes.

¿Cuál es tu apreciación sobre el enfrentamiento del gobierno al coronavirus? ¿Cómo crees que será la vida cuando todo vuelva a la normalidad? ¿Saldrá fortalecida la oposición o en peores condiciones que antes de la llegada de la epidemia?

Nos ha beneficiado ser una isla. También ha influido el control férreo del gobierno sobre las instituciones y sobre la población, que ha posibilitado números relativamente bajos de contagios y fallecidos. Nos ha beneficiado también la experiencia de la dictadura en el enfrentamiento a los virus. Nos reconoce a la oposición como uno más y aprovecha la pandemia para golpearnos más fuerte, y a sectores emergentes como el cuentapropismo.
 
Esta pandemia dejará secuelas terribles como un mayor desabastecimiento de productos. Aumentará la crisis alimentaria y la crisis social. El futuro de Cuba es un futuro muy incierto.
 
La oposición y el periodismo independiente en general saldremos fortalecidos, porque el mundo está viendo la represión y las violaciones diarias que sufrimos los activistas, donde del gobierno ha mostrado su verdadera cara, reprimiendo a las personas por el simple hecho de denunciar la situación actual y por intentar ejercer sus derechos humanos fundamentales.