"De seguir así, en dos años no habrá caña para hacer azúcar en Cuba": Díaz-Canel

Cuba registró este año la peor zafra en 100 años, al producir poco más de 470 000 toneladas de azúcar, apenas suficientes para el consumo doméstico.
Producción cañera en Cuba
 

Reproduce este artículo

El presidente cubano Miguel Díaz-Canel reconoció este 27 de junio que la situación de la industria azucarera es crítica y, de seguir con la tendencia descendente, “en dos zafras no habrá caña para hacer azúcar en Cuba”.

En una reunión con directivos de esta industria, la más importante de la isla durante casi dos siglos, el primer secretario del Partido Comunista advirtió que los centrales sufren de obsolescencia tecnológica y se siembra menos caña de la necesaria para recuperar la utilizada en cada zafra.

“Esa es la realidad, es una realidad dura, pero ese lujo no podemos dárnoslo, porque este país se distingue, entre otras cosas, por producir azúcar”, dijo Díaz-Canel.

Para la zafra 2022-2023, el jefe de Estado prometió una “nueva manera” de conducir este sector económico. Entre las medidas que supuestamente se adoptarán está la renovación de las plantaciones cañeras más envejecidas y la utilización de los centrales con los sembradíos de mayor tamaño.

“Hemos llegado a un círculo vicioso. Queremos hacer más; queremos crecer, esa es la voluntad, pero cada vez tenemos menos caña y cada vez los centrales están más deteriorados”, declaró.

La reunión tuvo lugar apenas un mes después de que Cuba registrara la peor zafra en 100 años, al producir poco más de 470 000 toneladas de azúcar, a pesar de haber sido uno de los emporios azucareros más importantes del mundo entre los siglos XIX y XX.

Las previsiones oficiales para esta cosecha anunciaban la producción de unas 911 000 toneladas a partir de la actividad de una treintena de fábricas.

De los 156 centrales operativos en Cuba antes de 1959, quedan 56, y solo 38 de ellos molieron en la cosecha 2020-2021. Este año, las fábricas implicadas en la molienda fueron 35.

Los 5,6 millones de toneladas de azúcar recolectados en 1959 al triunfo de la Revolución, o los 7 y hasta 8 millones en las mejores temporadas (entre 1970 y 1989), se han reducido a poco más de un millón proyectado para la actual zafra, que tampoco se cumplieron.

En enero de este año, solo se logró sembrar el 70 % de la caña prevista, según informó el diario oficial Granma. El Gobierno atribuyó la situación, en parte, a “problemas de carácter organizativo y de disciplina”.

De acuerdo con información ofrecida en la reunión de la Asamblea Nacional de diciembre pasado, la producción de azúcar de esta etapa estaba destinada en su mayor parte al consumo interno —500 000 toneladas—, mientras otras 411 000 estaban previstas para la exportación a China.