La Finca de los Monos se convertirá en un parque temático de las nuevas tecnologías

Aunque su nombre original era quinta Las Delicias, muy pocos habaneros la conocen por ese nombre. Pero si usted menciona la Finca de los Monos, enseguida todos saben que se trata del ecléctico castillo ubicado en la barriada de Palatino, en el municipio de Cerro.

Fue allí donde Rosalía Abreu fundó lo que se puede considerar el primer parque zoológico de La Habana, con una amplia variedad de primates que la dueña atendía personalmente y cuyo estudio le valió el más alto reconocimiento de importantes centros investigativos de la época.

Fallecida su dueña, quedó para todos en el imaginario popular el nombre de la quinta, que ahora se prepara para combinar su caudal histórico con las nuevas tecnologías, cuando se inaugure este noviembre el Palacio Tecnológico Finca de los Monos.

Según reportes de la prensa oficial, la Empresa de Informática y Medios Audiovisuales del Ministerio de Educación (Cinesoft) es quien ha estado a cargo de convertir la Finca en un espacio donde la tecnología se mezcle con la historia, la recreación y el aprendizaje.

Durante meses se ha trabajado en la remodelación del inmueble, construido en 1906, y de sus amplios espacios al aire libre, llevando a cabo una cuidadosa restauración de todos los elementos patrimoniales del lugar.

El nuevo entorno está enfocado en que los visitantes interactúen con la informática y la electrónica para que adquieran conocimientos, aunque también hay muchas otras opciones recreativas.

La renovada Finca cuenta con un tren, un avión y un yate a tamaño real, todos con simuladores, además de cafeterías, restaurantes y una zona para fiestas. El recinto, en honor a su popular nombre, contará con simios interactivos a tamaño real y árboles parlantes.

La sensación de viaje en el tiempo que transmite la Finca de los Monos se mezcla ahora con modernos elementos. Destacan los tres simuladores a tamaño real de un tren, un avión y un yate. El avión, un ATR que perteneció a Cubana de Aviación, contará en la cabina con un simulador para que niños y jóvenes experimenten cómo se siente pilotarlo, al tiempo que en su interior se instalará una heladería.

En el caso del tren, además de la posibilidad de manejarlo virtualmente desde la cabina, será la "casa del pan", mientras que el yate permitirá "surcar" las aguas de nuestros mares, incluido un ingreso en la bahía de La Habana. Estos simuladores correrán con software desarrollado por la Empresa de Simuladores Profesionales (Simpro) de Cuba.

Igualmente en los alrededores del parque habrá más de una docena de atracciones. Entre ellas destacan un pequeño campo de golf, un área de observación de aves, un parque hecho de gomas recicladas, el batey indígena, un espacio para "bailoterapia" y otra compuesta por construcciones de madera.

Dentro de la casa principal  de la Finca de los Monos la tecnología estará por doquier. Contará con un cine 3D y otro 12D —este es un espacio que además de la imagen transmite al espectador sensaciones, como movimiento y olores—, un aula de idiomas, un área de robótica, un simulador de tiro y un cibercafé, entre otras atracciones.

Toda el área está engalanada con monos, en homenaje a Rosalía Abreu, muchos de ellos animatrónicos, por lo que interactuarán con los visitantes. Durante nuestra visita al recinto se encontraban en fase de montaje. Muy atractivos serán los árboles parlantes. Uno de ellos, instalado a la entrada del parque, le hablará a quienes allí lleguen, con información importante sobre el lugar donde se encuentra, así como instrucciones útiles.

El Parque Tecnológico también contará con una red wifi interna que brindará múltiples servicios de forma gratuita a los usuarios, como la descarga de archivos. Asimismo estarán habilitados los servicios de acceso a internet inalámbrico de Etecsa. Y para quienes usan datos móviles, ya en la zona hay 4G.

La gastronomía será de apoyo a la actividad del parque, con opciones como comida italiana o hecha al carbón. Los precios dependerán de los productos y servicios que se oferten.

La restauración se enmarca en las acciones por los 500 años de La Habana. Además de la Finca, los Jardines de la Tropical y el Bosque de La Habana también se encuentran en renovación.