Jurista Julio Fernández Estrada se exilia por presiones de la Seguridad del Estado

“Da cierto alivio saber que no va a seguir siendo asediado por la Seguridad del Estado castrista ni por el ejército comunista”, declaró a ADN Cuba un familiar de Fernández Estrada
Julio Antonio Fernández Estrada, jurista cubano
 

Reproduce este artículo

El jurista cubano Julio Antonio Fernández Estrada se exilió en los Estados Unidos el domingo 20 de febrero, tras meses bajo el acoso de la Seguridad del Estado.

“Mi hermano Julio Antonio Fernández Estrada fue acosado por la Seguridad del Estado hasta sus últimos momentos aquí. La parte de su familia que queda de este lado tendremos que lidiar con la distancia entre nosotros, pero el alivio que sentimos es innegable”, afirmó Juliette Isabel Fernández Estrada en redes sociales.

Dijo sentir “alivio porque se termina el acoso, felicidad de que él tenga paz, esperanza porque pueda desplegar todo lo que aquí no podía”.

Julio Antonio Fernández Estrada (La Habana, 1975) es licenciado en Derecho y en Historia. El Doctor en Ciencias Jurídicas trabajó como Profesor Titular de la Universidad de La Habana durante dos décadas, hasta su expulsión definitiva en 2016 por escribir en medios de prensa alternativos, donde desarrolló una labor divulgativa sobre derechos ciudadanos.

“Detrás de cada víctima de la represión en Cuba hay familias que han sido despojadas del equilibrio, la paz, la seguridad y el bienestar. Pero familias fieles a los nuestros. Familias a las que la dictadura nunca más nos podrá engañar”, dijo también su hermana, a propósito de su partida. Ambos son hijos del conocido profesor universitario y teórico del Derecho Julio Fernández Bulté (1937-2008).

“Casi somos como hermanos y por supuesto que su partida es muy dura para todos, incluyéndome a mí”, declaró a ADN Cuba el periodista independiente y opositor Boris González Arenas, esposo de Juliette Isabel Fernández Estrada.

“Mi cuñado es una persona sumamente preparada. Él era profesor de Derecho, pero además un tipo que se hace querer. La gente lo aprecia muchísimo, es una persona que siempre está dispuesta a ayudar y desde un conocimiento muy elevado”, añadió González Arenas.

“Su partida es un golpe para la familia porque somos muy unidos, estamos muy próximos. Por otra parte, da cierto alivio saber que no va a seguir siendo asediado por la Seguridad del Estado castrista ni por el ejército comunista”. Agregó que su cuñado “sufrió acoso hasta el último momento, junto a su hija y esposa y frente a su madre”.

González Arenas desea para Julio Fernández “un gran futuro por delante, tendrá tiempo para seguir trabajando, haciendo por Cuba, que es su pasión”.

El exilio del jurista y profesor causó conmoción en redes sociales. “Hoy se fue de Cuba, donde no lo dejaban trabajar desde hace años, un gran amigo, una de las mejores personas que conozco y un intelectual que sacrificó su carrera por su civismo”, lamentó la profesora y editora Alina Bárbara López Hernández, en un post público de Facebook.

“Suerte donde quiera que vayas querido Julio Antonio Fernández Estrada. Cuba no te pierde porque siempre estará en tu pensamiento y en tu corazón”, añadió López Hernández.

Juan “Pin” Vilar, director de cine y televisión, opinó en su perfil de Facebook que “Julio Fernández Estrada no se fue. Lo botaron. Lo acosaron y persiguieron hasta que no le quedó más remedio que salir a respirar”.

En diciembre de 2020, decenas de amigos, exalumnos y colegas mostraron su apoyo en redes sociales a Fernández Estrada, luego de difamaciones en la televisión estatal por su acompañamiento legal a los miembros del grupo de artistas contestatarios 27N, surgido de la manifestación frente al Ministerio de Cultura el 27 de noviembre de aquel año.

Él mismo respondió a los ataques en un texto publicado por el medio independiente El Toque: “Los juristas no solo son ciudadanos con ideas políticas e intereses cívicos, sino que son ciudadanos obligados a brindar un servicio de acompañamiento como el que me pidieron los miembros del 27N”.

“Cuba se salvará del rencor, de la incomprensión entre hermanos y hermanas, de la soberbia del poder y del rencor de los dañados, con todos los derechos para todas las personas, con toda la justicia posible para cada ser humano que se sienta hijo o hija de esta tierra”, afirmó entonces.

Este domingo 20 de febrero otro jurista cubano, el abogado y activista Fernando Almeyda, se exilió en Serbia. Declaró a CubaNet que su “posición contra la dictadura cubana se mantiene tan firme como antes. (…) “Ahora tengo que buscar la forma de ayudar a Cuba y sobre todo ayudar a los que están en peligro todavía”.

 

Foto de portada: tomada de Demo Amlat