Joven pinareño muere como consecuencia de altercado con la policía

Un joven pinareño de nombre Luis Alberto, conocido como Lilipi, murió como consecuencia de golpes sufridos en un altercado con la policía semanas atrás, en el que habría sido víctima de una represión desmedida por parte de los uniformados
Lilipi, otra presunta víctima del abuso policial en Cuba
 

Reproduce este artículo

Un joven pinareño de nombre Luis Alberto, conocido como Lilipi, murió este sábado 2 de enero como consecuencia de golpes sufridos en un altercado que tuvo con la policía semanas atrás, en el que, según denuncian fuentes cercanas y organizaciones y activistas de la sociedad civil independiente, fue víctima de una represión desmedida por parte de los uniformados.

Según confirmó a Cubalex una fuente cercana a la víctima, Lilipi se encontraba en una cola donde discutió con la policía. “Lo empujaron y él cayó al piso y se golpeó la cabeza. Aun así, el agente continuó golpeándolo con el bastón”, expuso la organización en su perfil de Facebook, a partir del testimonio de la fuente.

Asimismo, agregó que el altercado fue hace algunas semanas y que desde hace entonces hasta el fatal desenlace la víctima estuvo ingresada, luchando por su vida.

También en la página informativa de Facebook Todo Cuba 2.0, seguida por más de 2 000 usuarios de la red social, se dio cuenta del fallecimiento del joven, otra presunta víctima del abuso policial en la isla.

“En Pinar del Río acaba de fallecer un jovencito al que la policía le reventó la cabeza con una tonfa. Este es el muchacho, le decían Lilipi”, escribió el gestor de ese espacio en un post, bajo el distintivo de noticia en desarrollo.

La publicación motivó disímiles comentarios y reacciones de internautas, la mayoría criticando a la policía cubana, su mala preparación y sus dotes represivas. Uno de los opinantes adujo que era información falsa y que la víctima “desgraciadamente tuvo un ataque epiléptico en momentos en que la PNR lo identificaba”.

“Muchos vimos que fue un hecho accidental. Se golpeó la cabeza con la acera y desgraciadamente falleció hoy. Nuestra Policía Nacional Revolucionaria (PNR) durante todos estos días ha trabajado incansablemente en garantizar la seguridad y tranquilidad de nuestro pueblo. Este hecho aislado, casual y fatal no puede ser usado para desatar una campaña de calumnias contra aquellos que no descansan por cuidar a su pueblo”, escribió el usuario identificado como Luis Gabriel Junco, integrado en las organizaciones políticas del régimen según su perfil.

De acuerdo con él, las versiones que circulan sobre la muerte de Lilipi forman parte de “una campaña malintencionada y con origen en EEUU” que “trata de empañar otro aniversario del triunfo de la Revolución”. “En Cuba no se tortura, ni se reprime al pueblo”, defendió.

Lo dicho por Junco fue cuestionado por la comunicadora independiente y activista pro derechos humanos Iliana Hernández, quien aseguró estar en contacto con varios amigos suyos y confirmar que éste no era epiléptico. “Los testigos vieron que (la policía) le dio varios bastonazos por la cabeza, pero no quieren hablar, tienen miedo”. “¿Por qué le da miedo a la gente decir la verdad?”, cuestionó la reportera, que también criticó que los defensores del régimen quieran ver todo como algo montado o venido de Estados Unidos.

“Lo de ustedes es enfermizo. En Cuba yo soy reprimida por la Seguridad del Estado. Las torturas psicológicas también son represión”, dijo Hernández, una de los activistas que se acuartelaron durante días en la sede del Movimiento San Isidro para exigir más derechos y libertades en Cuba.

El periodista independiente Héctor Luis Valdés Cocho dijo a ADN Cuba que en sus indagatorias confirmó el hecho que provocó la hospitalización de Lilipi, así como su lamentable consecuencia. Me insistieron en que el altercado fue hace un mes y desde ese entonces hasta ahora estuvo luchando ingresado, hasta que lamentablemente no aguantó más y falleció, explicó.