Israel prueba dos medicamentos contra el coronavirus
Dos medicamentos para el tratamiento de la enfermedad de Gaucher probaron efectividad ante la COVID-19, según un estudio del Instituto de Investigaciones Biológicas de Israel
Israel prueba dos medicamentos contra el coronavirus

Dos medicamentos para el tratamiento de la enfermedad de Gaucher probaron efectividad ante la COVID-19, según un estudio del Instituto de Investigaciones Biológicas de Israel.

La investigación que aún no ha sido revisada por otros científicos, revela que también estos fármacos podrían usarse en futuros brotes de otras cepas. El estudio indicó la eficacia de los fármacos contra la gripe o la fiebre del Nilo occidental.

En la carrera por fabricar una vacuna contra el nuevo coronavirus los israelitas emplearon dos compuestos: “un análogo del medicamento Cerdelga , que ya está aprobado por la Agencia de Medicamentos y Alimentación (FDA, de EEUU), y otro análogo de un segundo medicamento que está en etapas avanzadas del proceso de aprobación”, refirió Infobae en una noticia.

Los indicios apuntan al empleo de esta fórmula para prevenir el contagio o en las primeras etapas de la enfermedad. El tratamiento podría desacelerar el daño celular que conlleva contraer el virus, ya que logra la reducción de la capacidad de replicación de la COVID-19 y destruir las células infectadas.

Aún los medicamentos no se aplican en animales que posean la enfermedad para probar su factibilidad. Por el momento solo han sido probados en cultivos celulares.

Con el objetivo de encontrar una cura a corto plazo los autores de la investigación están empleando medicamentos ya aprobados por las autoridades competentes o cercanos a su aprobación, y estiman que así debería hacerse “ya que uno de los principales desafíos contra el tiempo es la validación de los organismos reguladores, un proceso que puede extender considerablemente los plazos, más allá del tiempo utilizado en la fase de investigación”, dijo Infobae.

El Instituto de Investigaciones Biológicas de Israel presentó, con anterioridad, solicitudes de patentes para ocho tipos de anticuerpos contra este virus. Dicha institución depende de la oficina del Primer Ministro de Israel y realiza avances en sus investigaciones sobre la pandemia. Israel también se sitúa en la carrera por obtener la vacuna lo antes posible, como tantos otros países. En el mundo más de 100 proyectos están en curso con este fin.

El pasado 18 de mayo la firma de biotecnología estadounidense Moderna anunció resultados provisionales positivos en la fase inicial de los ensayos de su vacuna en unos pocos voluntarios. 

“La fase provisional 1, aunque es un estadio temprano, demuestra que la vacunación con mRNA-1273 produce una respuesta inmune de la misma magnitud que la provocada por la infección natural”, dijo en un comunicado el doctor Tal Zaks, director médico de Moderna.

Por otro lado, a inicios del presente mes una vacuna, desarrollada por las compañías Pfizer y BioNtech, comenzó a ser usada ya en un grupo de 360 voluntarios libres del coronavirus Sars-CoV-2, causante de la enfermedad COVID-19. Se prevé que la vacuna podría estar disponible antes de fin de año.