Ineficiencia del régimen cubano deja fuera del negocio al 60% de porcicultores del país
El régimen cubano no ha podido cumplirles a los porcicultores con el alimento para que engorden sus cerdos, y el sector está en graves aprietos
La producción de cerdo a la baja en Cuba. Foto: Internet

La mala gestión agropecuaria del régimen cubano ha dejado a más del 60% de los porcicultores del país fuera del negocio y a la deriva, lo cual ha generado el desabastecimiento de carne cerdo percibido en los comercios de la Isla, así como las consiguientes colas de personas en busca del producto.

Un reportaje del medio oficialista CubaDebate, citando a fuentes oficiales, reconoció la difícil situación por la que atraviesa el sector porcicultor, y detalló que de los casi 15 000 criadores existentes, que abastecen el 92% de la demanda nacional, hoy apenas suman 5 934, una caída del más del 60%.

Según el medio castrista, los problemas en la producción de cerdo se deben a que el Gobierno no puede asegurar la materia prima para producir los alimentos de los animales, y según el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero se les debe casi 90 000 toneladas del alimento.

Tal como funciona el sector, el Estado es responsable de garantizar a los productores el 70% de los alimentos para que engorden a sus cerdos, pero Cuba debe importar casi el 45% de ese total, algo que no puede cumplir.

Como consecuencia, el pasado 23 de junio el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, reveló que solo unas 6 000 toneladas de carne de cerdo se producen cada mes en este 2020, un tercio de las 17 000 toneladas de la demanda nacional, detalló el medio.

 

 

Y el régimen ahora debe hacer ingentes esfuerzos para apenas suplir en los próximos meses con esas limitadas entregas.

Como siempre alega, el Gobierno culpa al “recrudecimiento del bloqueo” como una de las razones que lo ponen contra las cuerdas y no cumplir con sus compromisos en materia económica, así como a la reducción de ingresos que ya no entran al Estado por la caída del turismo producto de la emergencia sanitaria del coronavirus.

CubaDebate citó a Norberto Espinosa Carro, presidente del Grupo Empresarial Ganadero (GEGAN), explicando lo siguiente: “A partir de la situación económica mundial, de la falta de los ingresos provenientes del turismo y otras exportaciones —que desde el segundo semestre del 2019 comenzaron a verse afectados por el recrudecimiento del bloqueo—, se han recortado en más de un 50% los suministros de materias primas importadas para los piensos”, explica

De acuerdo con Espinosa, se ha priorizado la alimentación de las gallinas para la producción de huevos, “pero no ha alcanzado para la ceba de los cerdos, las reproductoras, ni para los recién nacidos”. Los animales destinados a la reproducción en las 140 granjas estatales han estado consumiendo dietas muy por debajo de sus necesidades.

Pero los problemas del sector no son de este año, es parte de la crisis generalizada de larga data que vive el país.

 

 

CubaDebate reconoció que los últimos cuatro meses de 2018 “fueron muy tensos en cuanto a la disponibilidad de alimento para los animales, y que tampoco el año pasado arrancó con buen pie. En 2019, por ejemplo, se aspiraba a llegar a las 205 000 toneladas de carne, y el plan real quedó en 180 000 toneladas”.

Agregó que, como era de esperar, los precios de la carne de cerdo aumentaron. En mayo, ADN Cuba informó que el costo de la carne de cerdo se había disparado.

El informe señaló que el precio de la libra máximo, impuesto por el régimen cubano, era de unos 45 pesos, equivalente a unos 2 dólares, pero en el mercado negro una libra de lomo ahumado puede alcanzar hasta los 100 pesos, unos 4 dólares.

CubaDebate añadió que marzo cerró con un incumplimiento de alrededor de 27 000 toneladas de carne de cerdo, según Regla María Ferrer Domínguez, jefa de la División Tecnológica Porcina del GEGAN, citada por el medio castrista.

En abril se dejaron de importar cifras considerables de maíz y soya, y como consecuencia se tuvo que “evaluar” unas 75 000 toneladas menos en el balance de alimento animal que se entrega al programa, añadió CubaDebate.

De modo que la producción de cerdo “se tuvo que reajustar” y bajar de 190 000 toneladas de carne a 100 000, detalló el medio.

Si antes los mercados agropecuarios estatales y comercio y gastronomía recibían mensualmente unas 2 000 toneladas, ahora solo disponen de 600, agregó.