Régimen acepta que La Habana “no dispone de capacidad" para aislar contactos

Se tomarán más de 20 nuevas medidas en la capital porque es momento de “arreciar las medidas” en todos los ámbitos e instituciones
Covid en La Habana
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano confirmó que se aplicarán en La Habana, debido a la crítica situación con el Covid más de una veintena de nuevas medidas porque era momento de “arreciar” en todos los ámbitos e instituciones.

Según una nota compartida por Tribuna de La Habana, con 395 nuevos pacientes reportados este lunes, continúa siendo la capital cubana el territorio donde se constatan los mayores niveles de transmisión de la enfermedad y una amplia dispersión del contagio en sus 15 municipios.

Debido a esto, el gobernador habanero, Reinaldo García Zapata explicó que además de las medidas de refuerzo que desde hace días se aplican a los protocolos de enfrentamiento, se elaboró un plan que contempla otras 22.

Las nuevas medidas, estarían asociadas fundamentalmente al incremento de la eficiencia de la pesquisa; el trabajo en los controles de focos; y la manera de tratar los casos confirmados desde el primer momento, dijeron.

El viceprimer ministro Roberto Morales Ojeda señaló ante el presidente designado, Miguel Díaz-Canel que era oportuno recordar que a partir de la explosión de casos que se ha sucedido en los últimos meses en la capital, en este territorio no se dispone de capacidad para aislar a todos los contactos.

Este detalló que todavía se revisan modos de hacer en lo relacionado con el tratamiento que se debe dar en La Habana a los contactos que no vayan a centros de aislamiento, con el propósito de perfeccionar los protocolos diseñados y que dichas personas no generen transmisión familiar ni comunitaria.

En el resto de las provincias –acotó durante su intervención Morales Ojeda- no puede quedarse ni un solo contacto sin ingresar, para lo cual deben preverse las capacidades necesarias. De igual manera, comentó acerca de la importancia de preservar en su papel esencial a los profesionales que forman parte del programa del médico y la enfermera de la familia, cuyo trabajo es esencial.

A estas alturas de la situación el régimen todavía refiere que hay que incrementar el cumplimiento de las medidas higiénico-sanitarias en todos los ámbitos; la identificación oportuna de sospechosos y de contactos de casos positivos; las acciones que se adoptan para restringir la movilidad; la calidad de la pesquisa en las comunidades; así como las acciones que se realizan para evitar la ocurrencia de eventos institucionales, a partir de los cuales casi siempre se generan elevadas cifras de contagios.