Gerente cubana entregó al Minint a coleros de su zona
El medio agrega que un total de 700 personas se encargan de "combatir" a los coleros en Cienfuegos
Gerente cubana entregó al Minint a coleros de su zona
 

Reproduce este artículo

Odalina Ramírez Díaz, gerente del Mercado Paraíso en Cienfuegos, confesó a la prensa estatal que ella misma ha entregado al Ministerio del Interior (Minint) a los llamados "coleros" de su zona.

En entrevista con Radio Ciudad del Mar (RCM), la funcionaria del régimen cubano dijo que conocía a casi todos los revendedores de su localidad, e incluso a los de otros municipios y provincias que llegaban a comprar a Cienfuegos.

"Hoy es casi nula la presencia de personas de Matanzas, Cárdenas, Santa Clara", añadió como si esto fuera un "logro" en medio de la escasez que se vive en la isla.

Asimismo el medio agrega que un total de 700 personas se encargan de "combatir" a los coleros. Por supuesto, pertenecen a la Unión de Jóvenes Comunistas, la Asociación de Combatientes, los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), de conjunto con las Fuerzas Armadas Revolucionarias y el Ministerio del Interior.

El gobierno cubano y los medios oficialistas llevan meses recrudeciendo sus ataques contra los llamados coleros, que no son más que seres humanos que revenden artículos para sobrevivir; quien no quiera comprarles puede hacerlo, no es obligado.

A mediados de agosto, un artículo del estatal Juventud Rebelde volvió a  tildar a los coleros como un virus, comparándolos con la pandemia actual. 

Bajo el título: El «colerovirus» sí tiene cura, el periodista Norland Rosendo intenta justificar los problemas actuales de desabastecimiento culpando a los coleros-acaparadores-revendedores, como él los llama.

El texto en cuestión comienza exhortando a los cubanos a odiarse entre ellos, a difamar unos de otros y a practicar eso que llamamos chivatazo. 

"Los coleros-acaparadores-revendedores son un virus que muta según las circunstancias y las brechas que dejemos abiertas. Deben ser tratados como tal. ¿Qué haría usted si sabe que un vecino tiene síntomas de COVID-19 y los está disimulando? Seguro que toma dos medidas de urgencia: corta el vínculo con esa vivienda y alerta al personal de salud. Con la plaga que ronda los establecimientos comerciales hay que hacer lo mismo", añade.