Faltan médicos en La Habana pero el castrismo tiene miles fuera de Cuba
A pesar de las quejas recurrentes de la población por la falta de médicos, el régimen insiste en continuar explotando en el exterior a los profesionales cubanos de la salud
Faltan médicos en La Habana pero el castrismo tiene miles fuera de Cuba
 

Reproduce este artículo

Este jueves 22 de octubre el periódico estatal Tribuna de La Habana, reseñó en un artículo publicado en su página web, la reunión del Consejo de Defensa Provincial (CDP) realizada el mismo día, sobre la situación de los centros de asilamiento que forman parte en la capital del plan de enfrentamiento a la pandemia de la Covid-19.

"Con el análisis de los resultados de la visita a centros de asilamiento, las causas y soluciones a las deficiencias detectadas, se inició la reunión del Consejo Provincial de Defensa de este jueves 22 de octubre", se lee en el diario oficialista.

En el texto destaca, según palabras del presidente del CDP, Luis Antonio Torres Iríbar, la falta de médicos en La Habana, algo que contrasta con los miles que el castrismo tiene trabajando fuera del país, en condiciones de semiesclavitud.

"El presidente del CDP llamó la atención sobre criterios de la población referidos a la falta de médicos de la familia y enfermeras en La Lisa (San Agustín) y Cerro".

La situación de los médicos cubanos es ampliamente conocida, pues ha sido denunciada por diferentes actores internacionales en varias instancias, incluyendo las Naciones Unidas.

La organización humanitaria Prisoner Defenders (PD) denunció que el despliegue en decenas de países de más de     40 000 profesionales cubanos de la salud, además de al menos 10 000 adicionales de otros campos, representa "una forma de esclavitud" y de trata de personas, no solo porque el gobierno cubano retiene la mayor parte de sus salarios, que generan más de 7 000 millones de dólares al año, sino porque muchos de ellos salen bajo presión y les retienen sus pasaportes durante el tiempo que dure su trabajo en esos países.

Al respecto el directivo de PD, Javier Larrondo, en conversación con ADN Cuba, dijo que "lo que no se puede es esclavizar a 50 000 personas para cubrir unas necesidades médicas y desde luego mucho menos hacer labor política o cambiar y falsear las estadísticas de los países".

Asimismo en respuesta a una queja de PD sustentada en 110 testimonios de médicos cubanos, dos órganos de Naciones Unidas, la Relatoría sobre Formas Contemporáneas de Esclavitud y la Oficina del Relator Especial sobre el Tráfico de Personas, sostuvieron a finales de 2019 que las condiciones denunciadas por los médicos antillanos "podrían elevarse a la categoría de trabajo forzado".

Sin embargo, y a pesar de las quejas recurrentes de la población de la isla por la falta de médicos, el régimen insiste en continuar explotando en el exterior a los profesionales cubanos de la salud.