Fábrica de queso de Camagüey es la que más vende en MLC

Las tiendas en MLC son una medida 'temporal' -según el régimen de La Habana- que ya se ha extendido por casi dos años
Las tiendas en MLC son una medida 'temporal' -según el régimen de La Habana- que ya se ha extendido por casi dos años
 

Reproduce este artículo

La fábrica de queso de Sibanicú, en la provincia Camagüey es la panta de ese tipo que más vende en moneda libremente convertible (MLC), informaron los medios oficialistas el 4 de enero.

Según declaró al periódico Adelante, Lorenzo Delgado Delgado, director de esa unidad empresarial de base los jóvenes representan el 63 % de los 232 trabajadores.

"La jefa de acopio, Lisandra Bueno, en medio del proceso de contratación con los productores salía para el campo desde las cinco de la mañana y no retornaba al hogar hasta cerca de las once de la noche, para dejar actualizada la información de la jornada, mientras que recibía el apoyo familiar en la atención de los dos hijos", agrega el medio.

En Sibanicú se producen quesos Coral, Fresco Criollo, Frescal, semiduro Gouda, fundido Natural y Gouda, Santa María, masa para fundir materia prima y Patagrás 2 y 6.

El plan anual de producción de queso es de 800 toneladas.

La empresa planea además aprovechar los suelos arenosos del perímetro del centro para el cultivo de frijoles, plátanos, yuca y producciones porcinas para el autoabastecimiento.

Tiendas MLC en Cuba: una medida 'temporal' que ya ha durado casi dos años

En julio de 2020, en medio de una profunda crisis agudizada por la COVID-19, el régimen cubano anunció la apertura de tiendas en moneda libremente convertible (MLC), supuestamente como una medida temporal para captar divisas y abastecer el resto de comercios.

A un año y medio de esta medida, cada vez hay más tiendas MLC en la Isla y los establecimientos en pesos cubanos continúan desabastecidos, denuncia la población.

El ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró entonces que la venta de alimentos en CUP y CUC se mantendría. Al mismo tiempo, se abrió la venta de productos de “media y alta gama” en moneda libremente convertible (MLC), es decir, divisas. En efecto, entre ellos están artículos de limpieza y alimentos.

Según Gil, el objetivo era captar una "demanda solvente" en el país que puede comprar en dólares u otras MLC estas mercancías a altos precios.

Finalmente el pasado 19 de diciembre de 2021, en una reunión con diputados, el ministro Gil Fernández, dijo que había en el país una "dolarización parcial de la economía en las relaciones entre las empresas, y de estas con el sector no estatal, pues es algo que no está previsto en ningún diseño económico y repercute en los precios minoristas, al obligar a la adquisición de divisas en el mercado informal".