Expulsan a estudiante cubano de escuela por prenda de vestir
Un joven cubano estudiante de preuniversitario habría sido expulsado esta semana de su escuela por usar una prenda de vestir corriente, en la que sólo se leía “Florida” y “Miami”, según denunció un activista desde Holguín
El activista Evert Oscar muestra el pulóver de marras
 

Reproduce este artículo

Un joven cubano estudiante de preuniversitario fue expulsado esta semana de su escuela por usar una prenda de vestir corriente, en la que sólo se leía “Florida” y “Miami”, denunció en redes sociales el activista holguinero Evert Oscar.

Desde su blog personal en Facebook “El Caimán Libre”, donde suele denunciar y criticar las arbitrariedades del régimen, Oscar explicó que al joven, estudiante de la escuela Ángel Mario Cané, un preuniversitario de Sagua de Tánamo, Holguín, le expulsó el profesor de Cultura Política conocido como Yuli.

Ello, pese a que el estudiante ha vestido ese pulóver en la escuela en otras muchas ocasiones, según afirmó la madre en varios momentos de la directa del activista.

La expulsión del chico se produjo el 13 de enero y no fue el único contra el que tomaron represalias ese día en la escuela por su vestuario. De acuerdo con su madre, había otro muchacho que lo expulsaron al mismo tiempo porque tenía un águila en el pulóver.

“En vez de concentrarse en la enseñanza académica, limitada al adoctrinamiento, sobre todo en clases como esa, se preocupan por un pulóver”, lamentó Oscar, al tiempo que mostró la simpleza de la prenda, libre de presuntos “mensajes subversivos” o contrarios al régimen.

"Fue una falta de respeto al estudiante y a las madres que se esfuerzan todos los días para dar un plato de comida a sus hijos y comprar la ropa que pueden".

“Fue una falta de respeto al estudiante y a las madres que se esfuerzan todos los días para dar un plato de comida a sus hijos y comprar la ropa que pueden. Aquí no hay opciones. Se tiene lo que se puede resolver”, sentenció el activista, que a partir del caso cuestionó los excesos del régimen al exigir uniformidad en los alumnos e impedir que expresen su identidad o gustos en el vestuario o los accesorios que usan. 

“¿Qué tiene que ver eso con el intelecto?”, cuestionó Oscar, que también lamentó que ahora, además de preocuparse por cómo y qué comer, las madres y padres tengan que revisar y cuidar los pulóveres o prendas de vestir con las que los muchachos van a la escuela.