Exilio cubano no protesta por medidas de Trump porque son pobres, asegura funcionario castrista
En una entrevista con el medio propagandístico Russia Today en Español, Fernández de Cossío aseguró que hay un "mandato del Partido" para estrechar los vínculos con los cubanos que viajan a la isla
Carlos Fernández de Cossío
 

Reproduce este artículo

Los exiliados cubanos no protestan contra las recientes medidas del presidente norteamericano Donald Trump sobre Cuba porque son pobres, aseguró Carlos Fernández de Cossío, director del Departamento Estados Unidos de la cancillería cubana, en entrevista con el medio propagandístico Russia Today en español.

En referencia a los cubanos que ahora "tienen que gastar el doble" para visitar a sus familiares en la isla, el diplomático dijo que preferirían un vínculo más cercano con su país pero no son atendidos por el gobierno. "Algunos no son residentes. Los que son residentes sufren la amenaza o de ser deportados o de que se le quiten sus privilegios de entradas múltiples a EEUU. La inmensa mayoría no son personas adineradas y por lo tanto tienen una situación que no les da fortaleza política ni económica dentro de Estados Unidos".

"Nuestro gobierno cree --dijo luego Fernández de Cossío-- que tenemos que buscar estrechar esos vínculos con los cubanos que viajan a Cuba a ver a su familia. No es sencillo. Hay que encontrar la manera de hacerlo que supere la agresividad", dijo, tras asegurar que la misión de estrechar esos vínculos es un mandato del Partido Comunista. "Es una tarea necesaria para Cuba, va a ser necesario ser creativo, hará falta paciencia y humildad", declaró.

Tras enlistar las "medidas draconianas" de la reciente administración norteamericana y acusarlas de perjudicar la vida del ciudadano cubano, el diplomático aseguró: "No descartamos ninguna medida".

Al ser preguntado por una posible reelección de Trump y el escenario de las futuras relaciones con Cuba, el diplomático cubano culpó al equipo que rodea al presidente norteamericano de aconsejarlo mal. "Sabemos que hay sectores, incluso dentro del Partido Republicano, que se oponen a que al ciudadano estadounidense se le prohíba viajar o hacer negocios con Cuba", aseguró.