Régimen cubano entrega a Mariela Castro Orden Carlos J. Finlay

El reconocimiento le fue otorgado por sus contribuciones "al progreso de las ciencias y en beneficio de la humanidad", según el periódico Granma.
Mariela-Castro.jpg
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano entregó este 29 de diciembre la Orden Carlos J. Finlay a Mariela Castro Espín, hija de Raúl Castro, por su labor como directora del Centro Nacional de Educación Sexual (Cenesex), informó Granma.

Junto a Castro, obtuvo la distinción, la doctora Ada Caridad Alfonso, ambas “por haber contribuido de forma excepcional, desde la investigación y la docencia, al progreso de las ciencias y en beneficio de la humanidad, especialmente a la salud y bienestar del pueblo cubano desde una perspectiva de género”.

En la ceremonia oficial, la directora del Cenesex elogió “la biografía de una institución que ha sido fruto del trabajo colectivo, (…) que se crece ante los nuevos desafíos y oportunidades del compromiso histórico de diseñar el país que deseamos y, además, hacerlo realidad”.

La hija más visible y polémica de Raúl Castro fundó el Centro en 1988, para promover la educación sexual y promover en Cuba la cusa de la igualdad de género y la lucha contra la homofobia, pero su labor y posturas públicas han provocado todo tipo de comentarios.

Castro critica frecuentemente a los movimientos opositores, artistas y periodistas independientes cubanos, a quienes tacha de “mercenarios de Estados Unidos” y, en cierta ocasión, los comparó con garrapatas.

En julio, tras las protestas más grandes en la historia del socialismo cubano, Mariela defendió la actuación de la policía contra los manifestantes pacíficos, que fueron reprimidos con bastonazos, gases lacrimógenos y turbas de simpatizantes del gobierno protegidas por los agentes.

También fue cuestionada por reproducir fragmentos de una publicación que alude abiertamente a la violencia contra activistas cubanos.

La diputada y directora del Centro de Educación Sexual (Cenesex) compartió fragmentos de un texto de Raúl Escalona Abella, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) en la Facultad de Comunicación de La Habana.

También criticó al Movimiento San Isidro, tras la huelga que iniciaron miembros de esa agrupación en noviembre de 2020 y terminó con la irrupción de la policía en local donde se encontraban.

La imagen de este agrupamiento es degradante a los mejores valores del pueblo cubano y a la decencia ciudadana; es transgresor de todas las herencias culturales del país; representa lo peor de la nación por su decadencia, chabacanería y vulgaridad”, señaló en una publicación.

*Foto: Granma