Vocero del régimen lanza encuesta sobre Código de las Familias y recibe una sorpresa

Raudel Hernández León, vocero en redes sociales de campañas del régimen, hizo una encuesta buscando demostrar el “amplio apoyo” que, según él, tiene el Código de las Familias
Raudel Hernández León, tuitero oficialista, y Código de las Familias.
 

Reproduce este artículo

El cubano Raudel Hernández León, vocero en redes sociales de diversas campañas del régimen de la isla, hizo una encuesta esta semana buscando demostrar el “amplio apoyo” que, según él, tiene el polémico Código de las Familias que será sometido a referendo el próximo 25 de septiembre. Pero el tuitero oficialista se llevó una sorpresa.

“Una rata molestando, dice que si pongo esta encuesta pierdo ampliamente… voy a demostrarle que no”, escribió Hernández León en Twitter, donde es seguido por más de 32 000 cuentas.

“Voy a comentar para que más personas puedan ver esta porquería de encuesta y te gane el no. ¡Infeliz!”, le replicó Yannis Estrada, activista y CEO de la fundación Cuba Spaces. “Teniendo en cuenta que tus seguidores son zurdos pro shows, la votación está reñida”, opinó el activista Pedro Víctor Serrano.

Sin embargo, la votación cerró con apenas un 14% de usuarios a favor del Sí; mientras que los que optaron por el No fueron el 86% de un total de más de 11 700 participantes.

El internauta Antonio Finlay celebró que “32 mil 'seguidores' [de Raudel Hernández León], un ejército de ciberclarias, y bloqueando a un gran número opositores; y aun así el rechazo fue contundente”.


El joven cubano Yoss Perdomo, criticó que Hernández León apoye “un 'código de amor' y 'lleno de inclusión' donde quienes lo promueven llaman Ratas a los que están en contra, ¡eres el fiel ejemplo de la mentira que sostiene un pedazo de papel inservible!”.

Mario J. Pentón, reportero del canal América TeVé, con sede en Miami, respondió al tuitero oficialista: “literal, el NO está ganando”.

Por su parte, el periodista Víctor M. Dueñas, presidente de Foundation NewGeneration dijo al organizador de la encuesta, que “ni en tu propio terreno donde te siguen las ciberclarias del PCC, ni así ganas”.

Otros usuarios, como el tuitero identificado como “DFC” @daikeldfc92, cuestionan por qué no son sometidas a referéndum otras legislaciones que afectan a los cubanos: “¿Y la votación del Código Penal pa cuándo?”, preguntó.

Tras los resultados de su encuesta, Hernández León eliminó el tuit. Este miércoles, el vocero reapareció y arremetió contra quienes opinan contra el documento propuesto.

“¿Qué carajos hacen los que se fueron de Cuba opinando negativo del Código? (…) En la Dictadura del pueblo de Cuba sí se vota, ya lo verán el 25”, escribió.

La Asamblea Nacional del Poder Popular (Parlamento) ponderó en julio pasado la última versión del Código de las Familias, y convocó a un referendo “para su aprobación” el próximo 25 de septiembre.


El documento sustituiría al Código de Familia de Cuba, vigente desde 1975. La propuesta de ha visto rodeada de polémicas por algunos de los cambios que introduce, entre los cuales destaca la autorización del matrimonio igualitario, y por el contexto de represión política y falta de libertades en que ha sido convocada la votación.

Entre los cambios que propone, está la posibilidad de que los niños lleven los apellidos de su madre y padre en el orden que éstos lo dispongan; se incluyó la “gestación solidaria” (subrogada) y, supuestamente, mayores garantías para preservar los derechos de mujeres víctimas de violencia de género, personas con discapacidad, adultos mayores, niñas, niños y adolescentes.

El Código ha encontrado rechazo entre varias iglesias, así como en sectores de la oposición política y activistas de derechos humanos que critican el referendo como un “lavado de imagen” del régimen para aparentar democracia.

Según un informe de DemoAmlat, iniciativa de la organización internacional Transparencia Electoral, el referendo sobre el Código de las Familias en Cuba se efectuará en “un contexto cerrado, autocrático, con una carta magna que ilegaliza el pluripartidismo y establece que es un país con un modelo de partido único”, donde a los ciudadanos les “queda muy poco para elegir”.

DemoAmlat señala la falta de instancias de control y auditoría en el sistema electoral cubano, fallas “de naturaleza estructural, ya que al estar ilegalizado cualquier otro partido u organización de la sociedad civil que no apoye al gobierno, los ciudadanos independientes no pueden auditar el proceso, que recae totalmente en el PCC y las organizaciones de masas que constitucionalmente están subordinadas a este”.

“Ojalá estén las urnas vacías, lo mejor que puede pasar”, opinó el activista Jorge L. Capote Arias, en el debate generado en Twitter por la encuesta del vocero Raudel Hernández León.

Recomendaciones

 

Relacionados