En Cuba no hay democracia, pero Bruno Rodríguez critica elecciones de EE.UU.

De manera descarnada, sin vergüenza alguna y rayando en el cinismo, el canciller Bruno Rodríguez criticó el proceso eleccionario en Estados Unidos
Bruno Rodríguez
 

Reproduce este artículo

De manera descarnada, sin vergüenza alguna y rayando en el cinismo, así como asumiendo esa pose de supuesta superioridad moral y democrática que a los funcionarios del régimen cubano les gusta asumir en público -porque en privado saben, a menos que sean ineptos o tontos, que representan a una dictadura-, el canciller Bruno Rodríguez criticó este miércoles 26 de agosto el proceso eleccionario en Estados Unidos.

“Continuas acusaciones mutuas entre republicanos y demócratas sobre posibles fraudes y supresión de votos en próximas elecciones de Estados Unidos confirman privación del derecho ciudadano a elegir y debilidades del sistema electoral”, escribió Rodríguez en su cuenta de Twitter, donde nunca ha querido escribir crítica y objetivamente sobre el sistema político del que es parte importante.

Ante su ligereza o atrevimiento al criticar a otros por cosas en las que ni él ni el sistema del que es parte son ejemplo, Rodríguez ya ha recibido varios comentarios de desaprobación en su tuit.

“No me hagas reír Bruno. ¿Crees que EEUU debiera adoptar el sistema electoral de Cuba?... dónde el candidato a “presidente” no tiene rival y es puesto a dedo por los propios dictadores”, le escribió el usurario identificado como Taoro, quizás en referencia a la gustada marca de jugos naturales cubanos, ya inexistente, mientras que Yuri de Jesús le pidió al canciller respetarse a sí mismo y no tratar más de “manipular y ofender la inteligencia del cubano” mediante cuentos (mentiras) y comparaciones.

Por mucho que el discurso oficial del régimen cubano y sus defensores se han empeñado durante años en hacer ver lo contrario, gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos a la cabeza, acusan que el sistema político imperante en la isla es uno de tipo dictatorial y totalitario, hecho a imagen y semejanza del imperante en la extinta Unión Soviética y sus países satélites en Europa del Este.

Analistas y expertos en Ciencia Política han señalada las profundas carencias democráticas del régimen cubano, donde los llamados procesos eleccionarios son más bien procesos de ratificación de nombres designados o impuestos por el Partido Comunista, único en la isla y rector de toda la actividad política y económica reconocida oficialmente.