Embajada de EEUU pide al pueblo cubano que no se deje engañar por la propaganda del régimen
La embajada de Estados Unidos en Cuba hizo suyas las palabras del administrador interino de la USAID, el cubanoamericano John Barsa, e instó al pueblo de la isla a no dejarse engañar más por la propaganda del régimen
Embajada de EUA en Cuba
 

Reproduce este artículo

La embajada de Estados Unidos en Cuba hizo suyas las palabras del administrador interino de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), el cubanoamericano John Barsa, e instó al pueblo de la isla a no dejarse engañar más por la propaganda del régimen, específicamente en lo concerniente al embargo y las sanciones de Washington al gobierno cubano.

“No se dejen engañar por los propagandistas del régimen. El embargo de los EE.UU. a Cuba tiene excepciones para alimentos y artículos médicos. El régimen no tiene a nadie más que culpar que a sí mismo por su Estado fallido y sus ciudadanos molestos”, escribió Barsa en su perfil de Twitter, mensaje que fue replicado íntegramente por la cuenta de la sede diplomática estadounidense en La Habana en la propia red social.

El mensaje se produce en medio de una campaña mediática del oficialismo cubano contra el embargo y las nuevas sanciones impuestas por la administración del presidente Donald Trump, las cuales prohíben a los estadounidenses alojarse en hoteles y casas de alquiler en manos del régimen cubano, así como importar a su país ron y tabaco de la isla. 

Los medios propagandísticos de La Habana culpan a las sanciones de la incompetencia económica del país y de todas las privaciones que viven los cubanos día a día, sin cuestionar la incapacidad y disfuncionalidad del modelo vigente desde hace décadas, que nunca ha podido garantizar bienes de consumo suficientes para la población con producciones propias.

Este miércoles 23 de septiembre, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos modificó varias regulaciones que codifican el embargo a Cuba para impedir a los ciudadanos estadounidenses el hospedaje en hoteles y propiedades vinculadas al régimen de la isla, así como restringirles la importación de ron y tabaco cubanos.

La entidad gubernamental precisó que su Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) enmienda las regulaciones sobre el control de activos cubanos para hacerlas más coherentes con la política del presidente Trump hacia Cuba.

Ésta busca negarle al régimen la posibilidad de obtener ingresos que le permitan mantener su estructura dictatorial y represiva, así como sostener en el poder a otros dictadores como Nicolás Maduro, de Venezuela.

En tal sentido, las nuevas modificaciones prohíben a personas sujetas a la jurisdicción estadounidense alojarse o hacer transacciones monetarias en ciertas propiedades vinculadas al gobierno cubano, las cuales son identificadas en un nuevo listado conformado y dado a conocer por el Departamento de Estado.

De igual forma, la modificación de cuatro licencias generales restringe la importación a territorio estadounidense de ron y tabaco, así como derivados de estos producidos en la isla, mientras que la enmienda a otra licencia elimina la autorización a los ciudadanos estadounidenses para asistir u organizar eventos profesionales o conferencias en Cuba.