El Estado cubano niega la existencia de racismo: Abraham Jiménez

En un texto publicado en The Washington Post, el periodista cubano asegura que la falta de reconocimiento de este problema por parte del Estado lo profundizó con el paso del tiempo.
Racismo-Cuba
 

Reproduce este artículo

Cuba sigue siendo un país donde negros y blancos tiene oportunidades desiguales y merecen estima y trato diferentes por la sociedad y el Estado, aseguró el periodista Abraham Jiménez en The Washington Post.

“Esas seis décadas en las que con bombos y platillos el gobierno cubano se vanaglorió de su ‘justicia social’ y ‘la igualdad dentro de la sociedad’, pero en las que realmente el racismo estaba latente y escondido bajo la alfombra del régimen los afrodescendientes padecimos la conformación de una telaraña de normas y prácticas discriminatorias (...) en nuestro detrimento”, explica Jiménez.

En su texto, La ‘revolución’ no erradicó el racismo en Cuba, el periodista cubano asegura que la falta de reconocimiento de este problema por parte del Estado lo profundizó con el paso del tiempo.

El régimen ha hecho cambios “cosméticos” para quitarse el sambenito de “racista”, como elevar a cargos públicos a personas afrodescendientes:  40% de los 605 diputados en el parlamento y 12 de los 21 miembros del Consejo de Estado son afrodescendientes, recuerda Jiménez.

Sin embargo, ninguno ocupa un puesto de relevancia, pues el poder en la isla está en manos de una camarilla reducida, formada exclusivamente por blancos.

“El racismo del régimen cubano quedó manifiesto en las protestas del 11 de julio: donde hubo ciudadanas y ciudadanos —muchos de ellos afrodescendientes— exigiendo sus derechos y libertades, el castrismo vio delincuentes”, recordó Jiménez.

Muchos de ellos, que también viven en barrios de la periferia, aún permanecen desaparecidos y encarcelados sin que sus familias puedan comunicarse con ellos o tener acceso a defensa legal.

La ONG Cubalex, que da asesoramiento legal a opositores y sus familiares, calificó estos arrestos como desapariciones forzadas, de acuerdo con el derecho internacional y las normas de Naciones Unidas. 

La víspera, el activista por los derechos raciales Juan Antonio Madrazo Luna, criticó los arrestos tras el 11 de julio, en especial los de personas negras, en conmemoración por el Día Internacional de los Afrodescendientes.

“En Cuba el racismo y la discriminación racial al igual que muchos países de nuestra región continúa siendo heridas reales: una carga pesada. Vivimos en un país donde los afrodescendientes continúan anclados en el sótano de la pirámide social”, declaró al coordinador del Comité de Ciudadanos para la Integración Racial.