El castrismo no tiene quien le marche

Ni todo el arsenal propagandístico del Estado (radio, TV, periódicos e Internet) pudo reunir más de unas pocas decenas de funcionarios y empleados del gobierno, para el “acto de reafirmación” de este jueves 5 de agosto
Caravana castrista del 5 de agosto del 2021 en La Habana
 

Reproduce este artículo

El régimen cubano no convoca pueblo, pero sus dirigentes al parecer no se han dado cuenta. La nueva invitación del castrismo para marchar por el malecón, terminó siendo un espejo fiel del fracaso revolucionario.

Ni todo el arsenal propagandístico del Estado (radio, TV, periódicos e Internet) pudo reunir más de unas pocas decenas de funcionarios y empleados del gobierno, para el “acto de reafirmación” de este jueves 5 de agosto.

El acto se coordinó a través de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), brazo del gobernante y único Partido Comunista. Aylín Álvarez, nueva jefa de esa organización política, declaró que la caravana –planificada en el peor momento de la pandemia– fue para recordar la “victoria popular” del 5 de agosto de 1994, como definió a la arremetida de policías, militares y paramilitares con la supervisión de Fidel Castro, que hace 27 años frenó una protesta popular contra la dictadura.

Tras el estallido social del pasado 11 de julio, duramente reprimido por orden del actual presidente Miguel Díaz-Canel, el castrismo ha escenificado actos para mostrar el apoyo de sus partidarios, aunque la mayoría de los que asisten lo hacen bajo coerción de las direcciones de sus centros de estudio o trabajo.

Sin embargo, esta vez lo que obtuvieron fue un gran contraste con las manifestaciones espontáneas que estallaron el 11 de julio, como es evidente en un video publicado por ADN Cuba. Aunque el régimen de Díaz-Canel cortó el acceso a Internet y no se utilizaron ninguno de los medios de comunicación controlados por el Partido Comunista, fueron miles los que salieron a expresar su descontento con una consigna principal: “¡Libertad!”.

El cubano Marcel Valdés, residente en Miami, opinó sobre la caravana del 5 de agosto que “además de cheos son brutos” porque se ponen en evidencia con la poca gente que asistió a la convocatoria de la dictadura.

Al periodista de Univision, Alexis Boentes, lo que más le llama la atención "es el derroche de recursos. Hay tela para las banderas… para los pullovers con la frase “ponle corazón” y hasta para las gorras, mientras el otro día una madre denunciaba que en las camillas de los hospitales no había ni sábanas. Y ni hablar del gasto de combustible…"

“Están más solos que nunca, la gente ni obligada va. Patada de ahogado se llama esta película…”, expresó Marcel Valdés en Facebook. Las redes están llenas de post de cubanos burlándose del delirio oficial o criticando abiertamente a quienes lo apoyaron.

Bien lo sabe el director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud Pública (Minsap), el doctor Francisco Durán García, quien ha sido muy criticado porque invitó a los cubanos a ir a la caravana para 'defender la revolución', pese al brote de la COVID-19 en la isla.

Durante la conferencia de prensa este 5 de agosto, el funcionario informó sobre 8399 casos de coronavirus y 93 fallecidos en un solo día en Cuba, pero a la vez, hizo un llamado al pueblo a participar en el evento oficialista.

“Indiscutiblemente veo positiva la caravana y que reiteremos la protección, el distanciamiento, el nasobuco (mascarilla), pero juntos a defender nuestra revolución y la soberanía de Cuba”, dijo el galeno.

Estas declaraciones fueron cuestionadas en redes sociales. A la sazón, un botón de muestra: el chef cubano conocido como Raulito Bazuk, pidió la renuncia de Durán García.

“Usted no es doctor nada y ya perdió toda su credibilidad. La verdadera caravana son los 45632 (que se sepa) pacientes embarcados con COVID activos hoy”, escribió en Facebook.

 

Proyecto financiado por Naciones Unidas participó en caravana castrista

Bicicletas pertenecientes al proyecto Ha’BiCi, que ha sido financiado con fondos públicos del País Vasco y de Naciones Unidas, se vieron en la caravana que convocó el régimen cubano para celebrar la represión de las protestas de 1994 conocidas como “el Maleconazo”.

Una nota de Cubadebate difundida a finales de abril del 2021 dio cuenta de un concurso de licitación para la contratación del sistema de gestión del Sistema de Bicicletas Públicas del proyecto Ha’BiCi/Neomovilidad. Proponen a empresas estatales o no que compitan por gestionar “9 cicloestaciones y un total de 350 bicicletas”.

La licitación, concretamente, está dirigida a implementar un Sistema de Bicicletas Públicas en la zona de Fontanar-Reparto Abel Santamaría-Wajay-CUJAE-Reloj Club.

“El proyecto piloto se nombra Ha’Bici Neomovilidad; es (…) implementado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y financiado por el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM) y el Fondo para el Desarrollo del Ministerio del Transporte” de Cuba.

En virtud de esto, Naciones Unidas financia durante 4 años a la entidad del régimen con 2.2 millones de dólares, para “la promoción del uso seguro, cotidiano y masivo de la bicicleta como medio de transporte sostenible y ecológico, que contribuye a la mitigación del cambio climático”. Pero el castrismo da otros usos a esos fondos y vehículos.