Repatriación de un cubano ahogado en el Río Bravo cuesta 15 mil dólares

La familia del cubano Esneiquel Galdo Arechea no ha podido repatriar el cuerpo, luego de que este muriera el 2 de abril, intentando atravesar el Río Bravo para llegar a Estados Unidos de manera irregular.
Esneiquel Galdo Arechea murió cruzando el Río Bravo.
 

Reproduce este artículo

La familia del cubano Esneiquel Galdo Arechea no ha podido repatriar el cuerpo, luego de que este muriera el 2 de abril, intentando atravesar el Río Bravo para llegar a Estados Unidos de manera irregular.

Esta es la historia de varias familias cubanas durante la pandemia; pues el precio de la repatriación es elevado, unos 15 mil dólares, imposibles de pagar desde la isla y el contexto actual impide el proceso.

Fuentes entrevistadas por Telemundo 51 aseguran que Cuba no recibe cadáveres por la COVID-19. Según un reportaje del canal de noticias, los allegados a Galdo Arechea recurrieron a todos los medios para localizarlo.

Una vecina suya llamada Damaris Marín dijo que “La Guardia Fronteriza llevó el cuerpo el día 3 que lo encontraron al lado del río”.

Tras varias llamadas a las autoridades migratorias de Estados Unidos el cuerpo fue encontrado en una morgue en Texas con el pasaporte cubano entre sus pertenencias. La mencionada morgue solo retendrá el cuerpo unos 60 días.

Galdo Arechea era padre de una pequeña y dejó en Cuba a su familia. A decir de Mairelis Zequera, una conocida que emigró y le esperaba “la madre está desesperada y la niña quería verlo en una videollamada”.

Migrantes cubanos huyen de la isla

Galdo Arechea falleció intentando cruzar a nado el Río Bravo. La noticia de la muerte trascendió en Facebook donde su padre Porfirio Galdo lo informó en un post del 28 de abril.

“Muchas Gracias a todos mis Familiares y Amigos, que se preocuparon por mi hijo, pero desgraciadamente ya se encontró, en una situación muy lamentable de la cual no se lo deseo a nadie. EPD, donde quiera que te encuentres siempre te llevaré en mi corazón. Partiste de forma tan repentina que no tuve tiempo de decirte adiós. Ruego a Dios que te tenga en su gloria mientras yo te llevo en el corazón” escribió.

Según dijese Gardo, la familia no tenía noticias suyas desde el pasado 2 de abril, día en el que trató de cruzar el río desde las 7:30  de la mañana.

La llegada de cubanos a Estados Unidos se había desacelerado a partir del 12 de enero de 2017 cuando el presidente Barack Obama anunció el cese inmediato de la política de “pies secos, pies mojados”, indicando que los inmigrantes cubanos serían tratados al igual que los de otras nacionalidades.

Antes de esta fecha los cubanos que pusieran un pie en suelo estadounidense podían permanecer en el país y solicitar la residencia permanente después de un año gracias a la Ley de Ajuste Cubano. 

Sin embargo, en el actual año fiscal las cifras se han disparado, tanto de los que llegan por tierra como de los que intentan llegar por la vía marítima.

En febrero último tres cubanos fueron rescatados por integrantes del cuerpo de Bomberos y Protección Civil en coordinación con el grupo Beta y Cruz Roja, luego de permanecer más de cinco horas varados en un pequeño islote del Río Bravo, en la ciudad mexicana de Acuña, del estado Coahuila.

Según reportó Zócalo, el rescate se realizó en la tarde de este 14 de febrero, cuando los migrantes intentaron cruzar de manera ilegal a los Estados Unidos, por la altura del fraccionamiento Las Alamedas.

Debido a la fuerte corriente del río Bravo, los cubanos se quedaron varados en el islote. Al ver que transcurría el tiempo y podrían morir de hipotermia decidieron gritar pidiendo auxilio, de acuerdo a la nota publicada en el citado medio local.