Departamento de Estado expresa "preocupación" por salud de Félix Navarro

El opositor cubano y líder del Partido por la Democracia “Pedro Luis Boitel” inició una huelga de hambre el pasado 23 de agosto, en protesta por su arresto tras las protestas del 11 de julio.
Félix-Navarro
 

Reproduce este artículo

El Departamento de Estado expresó este 31 de agosto su "preocupación" por la salud del opositor cubano Félix Navarro, incomunicado en un hospital militar donde protagoniza una huelga de hambre bajo vigilancia policial.

“Preocupado por informes sobre el deterioro de salud del líder disidente Félix Navarro”, declaró la Oficina para el Hemisferio Occidental del organismo en Twitter.

“Félix ha estado incomunicado, primero en la cárcel y ahora en un hospital militar, luego de su detención arbitraria. Instamos a los líderes cubanos a escuchar a los cubanos, no a encerrarlos”, agregó.

Navarro fue arrestado en Perico, Matanzas, el 12 de julio, cuando indagaba sobre opositores detenidos durante las protestas masivas de un día antes, que se extendieron a decenas de localidades del país.

El 23 de agosto, el también líder del Partido por la Democracia “Pedro Luis Boitel” inició su huelga de hambre en la enfermería del Combinado Sur, en Matanzas, institución penal donde está encarcelado.

Navarro, de 68 años, comenzó su ayuno luego de haber vencido al coronavirus. Padece de migrañas y diabetes mellitus, patologías que complicarían el desenlace de la huelga, reveló el periodista y opositor Boris González Arenas en conversación con ADN Cuba.

El 12 de julio, día de su detención, se dirigió a la estación de Perico, localidad matancera, con el fin de conocer sobre la situación de otros miembros del partido que habían sido arrestados el día anterior: Francisco Rangel Manzano, Leylandis Puentes Vargas y Armando Abascal Serrano y Lázaro Díaz Sánchez. 

A inicios de agosto autoridades judiciales cubanas rechazaron un recurso de habeas corpus interpuesto a favor de los opositores.

Félix Navarro fue uno de los 75 prisioneros de la Primavera Negra en 2003. Actualmente él y José Daniel Ferrer figuran como los opositores de ese grupo que están en la cárcel a raíz de las protestas. Ambos líderes de la disidencia cubana forman parte del Consejo para la Transición Democrática en Cuba.

Ferrer fue detenido el 11 de julio en el reparto Altamira, provincia Santiago de Cuba, cuando se dirigía a las manifestaciones, acompañado de su hijo.