EEUU finalmente excluye al régimen cubano de la Cumbre de las Américas

Washington mantuvo su postura inicial a pesar de las reclamaciones de países de la región, que respaldaron la inclusión de Cuba, Venezuela y Nicaragua.
Joe Biden y Miguel Díaz-Canel
 

Reproduce este artículo

El gobierno de Joe Biden tomó este 6 de junio la decisión final de no invitar a los gobiernos de Cuba, Venezuela y Nicaragua a la Cumbre de las Américas, a celebrarse esta semana en Los Ángeles, California, informó Bloomberg.

Estados Unidos hizo el llamado después de semanas de discusiones con gobiernos de América Latina y el Caribe, incluido el de México, según personas familiarizadas con las deliberaciones que pidieron no ser identificadas por no estar autorizadas a hablar sobre el tema públicamente.

La elección de Estados Unidos se basa en preocupaciones sobre la falta de democracia y respeto por los derechos humanos en los tres países, dijeron las fuentes.

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador dijo durante semanas que se saltaría la Cumbre de las Américas a menos que se invitara a representantes de los gobiernos autoritarios. 

Estados Unidos se había negado, citando los antecedentes antidemocráticos de Cuba, pero siguió discutiendo el tema con México. A su vez, los líderes de otras naciones, incluidas Guatemala y Honduras, dijeron que también podrían saltarse la cumbre.

El régimen cubano ha mostrado mucho interés en acceder al foro, y desplegó una campaña en las últimas semanas buscando apoyo internacional para que Estados Unidos lo invitara.

Bruno Rodríguez, ministro de Relaciones Exteriores, lamentó el pasado 25 de abril que EE. UU. excluyó a Cuba de los preparativos de la Cumbre de las Américas. El canciller hizo estas declaraciones en una conferencia de prensa en La Habana, en la que instó “respetuosamente” al gobierno de Estados Unidos a que diga “si Cuba será invitada” a esa cita.

Rodríguez aseguró que Washington estaba ejerciendo “presiones extremas” sobre “numerosos gobiernos de la región” que, según el funcionario del régimen, se oponen a esa exclusión.

Durante 2021, en Cuba se agravó la situación de derechos humanos, sobre todo tras las masivas protestas contra el régimen comunista que estallaron en julio pasado. Permanecen cientos de presos en las cárceles de la isla, en su mayoría jóvenes, condenados a penas de hasta 30 años por manifestarse durante el levantamiento popular del último verano.

Desde finales de abril, Brian A. Nichols, secretario de Estado adjunto para Asuntos del Hemisferio Occidental de EE. UU., señaló que era "improbable" que los regímenes de Cuba, Nicaragua y Venezuela, fueran invitados a participar en la Cumbre de las Américas, prevista del 6 al 10 de junio en Los Ángeles.

Tras una pregunta de NTN24 sobre si Washington invitaría al gobierno cubano, Nichols contestó: "No. Es una decisión del presidente (Joe Biden) pero yo creo que ha sido bien claro que (...) los países que por sus acciones no respeten la democracia no van a recibir invitaciones".