Embajada de EEUU en La Habana critica discurso de Díaz-Canel en la ONU

La legación diplomática aseguró que el mandatario puede decir lo que piensa mientras limita la libertad de expresión de cientos de cubanos.
Canel-ONU
 

Reproduce este artículo

La embajada de EE. UU. en La Habana criticó este 23 de septiembre al presidente cubano Miguel Díaz-Canel por disfrutar de privilegios mientras niega al pueblo cubano el derecho a la libre expresión.

“Mientras Díaz-Canel le decía al mundo lo que pensaba en la 76 sesión de la Asamblea General de Naciones Unidas, cientos de cubanos están presos por intentar expresarse libremente”, declaró la página oficial de la legación diplomática en Twitter.

“Pedimos la liberación inmediata de estos manifestantes pacíficos. Las voces del pueblo cubano no pueden ser silenciadas”, agregó.

El mandatario cubano intervino el 22 de septiembre ante los miembros de la ONU con un discurso cargado de referencias a los “logros” de la Revolución cubana en la lucha contra el racismo y críticas a los países capitalistas por ignorar esta problemática.

La víspera, calificó de “cínico” el discurso de su homólogo estadounidense Joe Biden, quien señaló a Venezuela, Cuba y Sudán como países donde se violan los derechos humanos y cuyos gobiernos restringen las libertades de sus pueblos.

El presidente estadounidense destacó que el autoritarismo pretende proclamar el fin de la libertad, “pero la democracia vive” en aquellos que luchan por recuperarla. “Puede que los autoritarios del mundo quieran proclamar el final de la era de la democracia. Pero lo cierto es que el mundo democrático está en todas partes”.

Las relaciones entre La Habana y Washington atraviesan desde hace varios meses nuevas tensiones, pese a que se esperaba que la administración Biden traería un nuevo acercamiento con el país caribeño tras la severidad del republicano Donald Trump (2017-2021).

La Casa Blanca multiplicó las acusaciones contra el gobierno de Díaz-Canel luego de las protestas del 11 de julio, un estallido social inédito en varias localidades de la isla, considerado por los expertos como la protesta más grande en la historia del socialismo cubano.

El régimen bloqueó el acceso a internet y reprimió a los manifestantes pacíficos, acciones que provocaron sanciones de Washington a personalidades y entidades de Cuba y un intenso intercambio verbal entre las dos capitales.