EEUU: "Cuba cometió las mayores violaciones a los derechos humanos"

El Departamento de Estado publicó su informe sobre los derechos humanos en 2021, donde recordó que muchos manifestantes del 11J fueron encarcelados en condiciones “crueles”.
Protestas en Cuba
 

Reproduce este artículo

Estados Unidos denunció este 12 de abril que la impunidad es el gran escollo para los derechos humanos en América Latina, al destacar que la mayoría de crímenes quedan sin investigar o se resuelven de manera ineficiente en países como Cuba, Nicaragua, Venezuela, México, Bolivia y Perú.

El Departamento de Estado publicó su informe sobre los derechos humanos en 2021, que analiza la situación en unos 198 países y territorios, y que sirve de guía al Congreso estadounidense para determinar la ayuda exterior de cada nación.

En el documento, Washington compila los casos de países cuyos gobiernos han encarcelado injustamente, torturado o incluso asesinado a opositores políticos, activistas, defensores de derechos humanos o periodistas.

El informe documenta abusos contra manifestantes pacíficos pro-democracia en Birmania, Bielorrusia, Cuba, Hong Kong y Sudán.

En la sección dedicada a Cuba, el informe recuerda que en julio del año pasado se produjeron “las protestas más grandes en décadas” para “exigir el fin de la represión” y recordó que muchos manifestantes fueron arrestados y encarcelados en condiciones “crueles”, mientras otros tuvieron que exiliarse.

“Los funcionarios del Gobierno, bajo las órdenes de sus superiores, cometieron las mayores violaciones a los derechos humanos”, aseveró el Departamento de Estado.

Sobre China, el Departamento de Estado documentó asesinatos arbitrarios por parte del régimen, así como desapariciones forzadas, casos de tortura y detenciones masivas de minorías.

Caso especial es el “genocidio” perpetrado por Pekín contra los uigures de la provincia autónoma de Xinjiang, así como de otras minorías musulmanas de la región. La persecución sistemática de los uigures ya fue denunciada en el informe de 2020.

Otra mención constata la dureza de las condiciones en algunas cárceles, “que a veces ponen en peligro” la vida de los presos. Como el caso de Rusia, el de China es tal vez el más pormenorizado del documento, con atropellos que van de las restricciones a la libertad de creación y creencia a las esterilizaciones forzosas o los abortos cometidos bajo intimidación.

Aunque el informe no refleja los supuestos crímenes de guerra durante la invasión de Ucrania iniciada el 24 de febrero, el capítulo relativo a Rusia abunda en violaciones de todo tipo, como el envenenamiento del líder opositor Alexéi Navalni en agosto de 2020 con novichok, un agente nervioso utilizado también en el atentado contra el ex espía Serguéi Skripal dos años antes.

Durante la presentación del informe en Washington, Blinken aseguró que EE. UU. no está en disposición de confirmar nada sobre el supuesto uso de armas químicas en Ucrania, pero expresó que se trata de una “preocupación real”. “Estamos en conversación directa con nuestros socios para tratar de determinar lo que realmente ha sucedido”, añadió.

El secretario de Estado destacó que, a medida que las tropas rusas se retiran de las ciudades ucranianas que habían ocupado o sitiado, están saliendo a la luz las "atrocidades generalizadas" de las fuerzas rusas.

Citó el testimonio de mujeres y niñas que han sido violadas, así como infraestructuras civiles bombardeadas, como un teatro y una estación de tren.