Dos misiones y la miseria continúa

El enfermero cubano Yuvany Morales González denunció en su perfil de Facebook sus paupérrimas condiciones de vida, a pesar de sus esfuerzos profesionales.
Dos misiones y la miseria continúa
 

Reproduce este artículo

El enfermero cubano Yuvany Morales González denunció en su perfil de Facebook sus paupérrimas condiciones de vida a pesar de sus esfuerzos profesionales.

“Esta es la sala de un enfermero con dos misiones” inicia su post en el que incluye la foto de una de las habitaciones de su vivienda, ubicada en la localidad La Hatuey Madrazo, Camagüey.

“En la primera -misión “internacionalista” como la define el régimen- compré la casa y en la segunda esperaba reparar, pintar, amueblar y comprar un TV de 32 pulgadas, pero gracias a la Revolución y su intento de los Dictadores por mantenerse en el poder, cambiaron el CUC acumulado por 2 años en CUP y, al llegar a la Isla, las tiendas donde me descontaban un 30 por ciento – del precio de los productos- ya no tenían nada. Por eso, ninguno de los que regresamos esperando comprar pudimos si no resignarnos y una vez más darle las Gracias a la Revolución” publicó Morales González.

La publicación tiene restringida la opción de comentarios. Al cierre de la información, solo había una respuesta por parte del usuario Yunier Matamoros quien le respondió sarcásticamente al autor de post: “Sí, también tienes que agradecer que te lo ha dado todo: la oportunidad de hacerte enfermero, de tener una linda casa, que tus hijos estudien. Me salta una pregunta entonces ¿en los países donde no hay revolución todo el mundo es analfabeto, y no tienen casas, ni salud gratuita, ni viajan a trabajar a otros países? Ahora estoy confundido”

Este 23 de junio, en un video compartido en redes sociales, la senadora mexicana Alejandra Reynoso criticó la contratación de médicos cubanos por el gobierno de izquierdas de Andrés Manuel López Obrador en México.

Reynoso, del derechista Partido Acción Nacional, dijo que la venta de servicios médicos en otros países es el gran negocio del régimen cubano, cuyos ingresos significan más de la mitad del pago a los trabajadores cubanos de la salud.

Según la organización Prisoners Defenders (PD), entre 50 000 y 100 000 cubanos trabajan fuera de Cuba bajo condiciones de explotación para empresas del régimen de la Isla, en el marco de las llamadas “'misiones internacionalistas”.

Sobre los salarios, expusieron que el régimen cubano obtiene de las misiones unos ingresos anuales de 8500 millones de dólares, un monto que triplica “lo que gana por el turismo, que son unos 2900 millones de dólares”, y supera “cuatro veces lo que gana por las remesas, de 2000 a 3000 millones”.

Por otro lado, a inicios del presente año el senador republicano de EE.UU, Rick Scott, envió una carta al secretario de Estado, Anthony Blinken, sobre las llamadas misiones médicas impulsadas por el régimen cubano en todo el mundo.

A través de la misiva, Scott calificó estos programas como 'tráfico de personas' y aseguró que la Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha colaborado con el régimen de La Habana.