Dictadura cubana organiza feria culinaria en San Isidro en medio de desabastecimiento

El cinismo de la dictadura cubana, y su desesperación por tratar de opacar al Movimiento San Isidro, ha llevado al sistema estatal a inventarse todo tipo de “proyectos” para desviar la atención de un barrio pobre que ha desatendido y que simpatiza con los activistas y artistas independientes
Luis Manuel Otero, huelguista del MSI, y organizadores de la feria culinaria
 

Reproduce este artículo

El cinismo de la dictadura cubana, y su desesperación por tratar de opacar al Movimiento San Isidro (MSI), ha llevado al sistema estatal a inventarse todo tipo de “proyectos” para desviar la atención de un barrio pobre que ha desatendido y que simpatiza con los activistas y artistas independientes.  

El colmo ha sido que, en medio de la escasez de alimentos (que golpea con más fuerza a las zonas marginadas por la "revolución"), los medios de propaganda estatal están promocionando una “feria culinaria” en el barrio San Isidro. La obscenidad del gesto castrista es mayor porque allí mismo los activistas y aliados del MSI protagonizaron una huelga de hambre que tuvo en jaque al oficialismo, y solo terminó luego de una irrupción violenta de la policía política.

“Este sábado, 19 de diciembre justo a las 6:00 pm, la capital de Cuba abre sus brazos a una gran feria culinaria que se extenderá por toda la Calle Paula en el barrio San Isidro de La Habana Vieja para homenajear los 501 años de la fundación de La Habana”, informó el medio oficialista Cubadebate.

Según la página vocera del Partido Comunista, este evento “es organizado por la Oficina del Historiador con el apoyo de varias instituciones y proyectos como el Consejo de la Administración Municipal de La Habana Vieja, el Proyecto La Moneda Cubana, la Federación Culinaria, el proyecto digital Cubapaladar, la Asociación de Cantineros y la comunidad del barrio San Isidro entre otros”.

Es curioso que no se mencione a la Seguridad del Estado, sin dudas un actor importante en la maniobra propagandística. Y es indignante que a un pueblo hambreado, le echen al rostro por motivos políticos, la comida que el régimen no les permite acceder normalmente.

Asegura Cubadebate que en San Isidro “se presentarán 501 platos para celebrar con sazón habanera y existirán variadas manifestaciones artísticas como Gigantería de La Habana que acompañarán el evento”.

Paladares privados de La Habana Vieja, y la agrupación musical Ars Longa, también se enrolaron en la “feria culinaria”, que exhibirá un espejismo de abundancia frente a quienes, dentro de sus hogares, se las ven duras para llegar a dos platos de comida.

“Feria Culinaria, fiesta de sabores, una celebración que, aunque tenga su cita en La Habana Vieja es para todos los cubanos y cubanas, que amen, respeten y sientan su La Habana”, termina la cínica nota reproducida por Cubadebate.

Pero la realidad es más dura que lo que quieren hacer ver la dictadura y su Seguridad del Estado. El economista cubano Pedro Monreal, alertó que habrá menos comida para los próximos meses en el país.

“Pudiera ser la noticia económica más importante en meses recientes, pero no está recibiendo mucha atención: como resultado de la crisis de la campaña de frío 2020-2021 'se está distante' de satisfacer la demanda de alimentos para el próximo año”, señaló el prestigioso profesor y analista.

En el tuit con el que hizo esa observación, añadió que “solamente se ha sembrado 85% del área planificada, en vez de 6 meses se dispone de 90 días para la siembra, y rendimientos -como los del boniato- se han reducido entre 60 y 67%”.

Pedro Monreal expresó que el agravamiento de la escasez de alimentos en los próximos meses “parece ser un shock de oferta que pudiera no ser compatible con un alza de salarios y pensiones”, anunciado.