Policía cubana detiene a un padre con sus niñas por quejarse de apagones

La Policía Nacional detuvo en el municipio Baracoa, Guantánamo, a un joven padre y lo llevó con sus hijas para un cuartel tras protestar por los cortes eléctricos.
Detienen a un padre por quejarse de apagones
 

Reproduce este artículo

La Policía Nacional Revolucionaria (PNR) de Cuba detuvo en el municipio Baracoa, provincia oriental de Guantánamo, a un joven padre y lo llevó con sus hijas para un cuartel tras protestar por los cortes eléctricos, según informó este miércoles el periodista independiente Emilio Almaguer de la Cruz.

“Este es mi hermano pequeño, Emilio Almaguer Guzmán quien fue detenido anoche [martes 28 de junio] y llevado a la estación de la Policía en Baracoa, por manifestarse por los constantes apagones”, aseguró Almaguer de la Cruz en Twitter.

Agregó que “junto a él [se llevaron a] sus 2 niñas a las cuáles no pudo garantizar alimentos”. El reportero independiente publicó fotografías del padre y las menores en la estación policial, donde las pequeñas se durmieron sin condiciones. Hasta el momento se desconoce qué medida tomaron con el detenido.

Tras las protestas recientes en varias provincias por la crisis energética que provoca apagones de más de ocho horas diarias, el régimen busca evitar que alguna chispa de descontento popular prenda manifestaciones como las de julio de 2021. En Holguín, otra provincia del oriente cubano, Carlos Manuel Parra Aguilar y Reinel Rodríguez sufren represalias esta semana por un cacerolazo ocurrido el sábado 25 de junio.


La manifestación espontánea estalló en San Felipe de Uñas, un consejo popular perteneciente al municipio Gibara, con menos de 9000 habitantes. Adalixis Almaguer, periodista y activista cubana en el exilio, denunció en redes sociales que Parra Aguilar, de 20 años, fue despedido por “gritar” durante el cacerolazo.

“Allí en Uñas el pasado sábado hubo un cacerolazo. Espontáneo porque solo fue pagado por la falta de esperanza de los que gritaron a voz en cuello su desesperación. Carlos Manuel ni siquiera pudo tocar una lata porque lo agarró fuera de su casa y traía solo su cuerpo –nada en las manos. Y sí, gritó”, contó en Facebook Almaguer, natural de Holguín y residente en Miami.

Agrega que el joven “se hizo hombre rápido para trabajar y mantener a los suyos” y “desde que pasó el huracán Ike [2008] espera el subsidio prometido por el gobierno para reparar su casa, que se le cae a pedazos”.

Según la periodista, Parra Aguilar “gritó porque está cansado de comerse, cuando aparece, un congris pelao hecho solo con cebolla, está cansado de apagones y de justificaciones banales. Y porque estas manifestaciones buscan más la catarsis que la solución porque de antemano la dictadura nos ha demostrado que si algo no le importa es el pueblo”.

Almaguer denunció que “al siguiente día lo fueron a amenazar a su casa con la vieja retórica de que era joven y estaba a tiempo de cambiarse de bando porque la próxima se lo llevaban preso”. Finalmente, tres personas identificadas como Roimi Zaragoza Sarmiento, Yunior Cruz Concepción y Lisbany Pérez Andaya, a quienes la periodista señala como “orgullosos chivatones de barrio”, fueron al negocio particular donde trabajaba el joven para decirle a su dueño que “podía ser un problema si seguía empleándolo”.

El lunes 27 de junio Carlos Manuel Parra fue despedido, y en su vivienda quedaron sin sostén económico. “Una familia más violentada por el poder dictatorial, una familia más desamparada por el gobierno que la debía proteger”, agregó Adalixis Almaguer.

La periodista también informó en su perfil de Facebook este miércoles sobre el caso de Reinel Rodríguez, a quien detuvieron y se encontraría preso en Velasco. “Lo acusan de promover el cacerolazo en San Felipe de Uñas”, añadió.